miércoles, 21 de diciembre de 2016

Tim Rose - idem [4to. LP]


Lo más parecido a algo que lo acerque remotamente a la fama o el reconocimiento es en sí un hecho más bien confuso. “Morning Dew”, su canción más famosa, versionada por un millón de intérpretes y pieza casi obligatoria en los conciertos de los Grateful Dead, no es suya en realidad. Tim Rose la escuchó por Fred Neil, que tampoco era el autor, y grabó su versión en su primer disco de estudio del ‘67, agregó su apellido a los créditos, poniéndolo al lado del compositor; el cantante folk canadiense Bonnie Dobson, a quien dicen que no le gustó nada ver el crédito compartido y muy pocas variantes musicales con respecto al original.

Entre aquel primer disco y éste, también homónimo, pasaron cinco años en que el mundo cambió por completo, ni siquiera hace falta recordarlo. Por lo visto Tim Rose también cambió a la par y, a pesar de que no deja de lado su impronta folkie de cantautor, es claro que estaba con las antenas sintonizadas porque la música refleja una escucha atenta a los cantautores que habían surgido a principios de la década del setenta, a Led Zeppelin e incluso el glam de Bowie, Bolan y compañía aparece de soslayo en algún que otro tema. “You Can’t Keep Me” es la reescritura de "Morning Dew" pero revisitado a los días que corrían, uno o dos acordes, un entramado de guitarras y cuerdas, clima enrarecido sin llegar a ser mórbido o siniestro y el cantante casi recitando, acompasadamente. Vale la pena escuchar la versión que hace del tema de Lennon, aquel de la película Help!, “You’ve Got to Hide Your Love Away”, con un hermoso hammond bien al frente, convertido en una suerte de himno góspel, a pura elegancia. El otro tema archi-conocido de este disco es “If I Were a Carpenter” de Tim Hardin, que debe ser uno de los más interpretados -y muchas veces arruinado- de aquellos años iniciáticos… hay que decir que Rose hace algo muy interesante con la canción, dándole un tratamiento parecido al de “Dazed and Confused” del primer disco de Page, Plant y cia. Mark Lanegan grabó (casi treinta años después) “Boogie Boogie” en su disco de covers I’ll Take Care of You y al escuchar la original no es difícil entender el motivo de su inclusión en su idiosincrática selección. La voz es lo que más cambio en Tim Rose a lo largo de esos pocos años (que en aquel momento deben haber parecido una eternidad), está más cascada, ajada, se ve que hubo excesos y si bien perdió en rango gano claramente en expresividad, cosa que queda claro en “Darling You Were All That I Had” y sobre todo en el tema del final, “Goin’ Down to Hollywood”.

Tim Rose ni siquiera está editado en CD y encontrarlo en su formato original no será tarea sencilla, habrá que probar con el oráculo posmoderno… ¿qué se le va a hacer?




Escuchar en YouTube o en Spotify.




Chequear también:
Tim Rose - Through Rose Colored Glasses
Grateful Dead - Europe '72
Tom Rush - Wrong End of the Rainbow



jueves, 15 de diciembre de 2016

martes, 13 de diciembre de 2016

5 Canciones 5: Cornell Campbell, The Junipers, Driscoll & Auger, Melvins y Leonard Cohen


Stardust
Cornell Campbell
A pesar de que Cornell Campbell alcanzaría cierto nivel de éxito y reconocimiento un par de años después, acá, en su primer LP de estudio, el dueño de un falsetto envidiable, ya tenía dominio de lo que hacía, trabajando más que nada dentro de lo que se conoce como lovers rock. ¿Cuantas versiones hay de "Stardust" de Hoagy Carmichael? Demasiadas para ponerse a enumerar. Otra demostración cabal de que una gran canción se adapta perfecto a cualquier tratamiento.

Aparece originalmente en: Cornell Campbell (1973)

Ver / oir en YouTube


Here Come the Winds
The Junipers
Si los Junipers fueran de los sesenta serían considerados sunshine pop (probablemente tendrían que ver con las producciones de Curt Boettcher). Pero son actuales y en todo sentido; la década del sesenta es un punto de partida, no es una banda que intenta sonar retro aunque sus influencias están evidenciadas. Este belleza de canción podría haber formado parte de Rubber Soul si "Norwegian Wood" fuese un tema de Paul McCartney.

Aparece originalmente en: Red Bouquet Fair (2016)


Ver / oir en YouTube


Honey Bucket
Melvins
Uno de los tres cortes de difusión que tuvo Houdini, aparecido exactamente el mismo día que In Utero de Nirvana. Supuestamente Kurt Cobain "coprodujo" algunos temas pero el mismo Buzz Osborne se encargó de quitarle misticismo a la historia diciendo que "lo tendríamos que haber rajado del estudio, estaba siempre en un estado calamitoso y no ayudó demasiado". Lo que sí importa es el nivel de bestialidad y las cabalgatas metálicas que terminaron quedando registrados para la posteridad.

Aparece originalmente en: Houdini (1994)


Ver / oir en YouTube


When I Was Young
Julie Driscoll, Brian Auger & the Trinity
Empieza a puro misterio, con Julie Driscoll sonando como el equivalente británico a Grace Slick de los Jefferson Airplane, acorde menor y clima siniestro. De a poco va apareciendo el teclado de Brian Auger y la intensidad va en paulatino aumento. Esto está a la altura de "The End" o cualquier zapada demoníaca de los Grateful Dead de fines de los sesenta ("Dark Star", "The Other One"). La nota que tira Driscoll al final es estremecedora.

Aparece originalmente en: Streetnoise (1969)


Ver / oir en YouTube


Leaving the Table
Leonard Cohen
2016 será recordado como el año en que despegaron de los mortales dos grandes de verdad; David Bowie y Leonard Cohen. Los dos lo hicieron a lo grande, con sendos discos "de despedida" a modo de broche de oro de carreras irreprochables, los dos sabían que la parca los esperaba. Lenny lo hace a su manera, con clase, sobriedad y sentido del humor. Esta última una de sus facetas menos apreciadas, sobre todo para aquellos que siempre lo tomaron al pié de la letra. Grave error. Con Leonard Cohen siempre hay que leer entre líneas.

Aparece originalmente en: You Want It Darker (2016)


Ver / oir en YouTube




lunes, 12 de diciembre de 2016

Video de la Semana: Dinosaur Jr. - Going Down



Uno de los discos del año, Give a Glimpse of What Yer Not, sin dudas.





jueves, 8 de diciembre de 2016

The New Pornographers - Twin Cinema


Un riff de guitarras distorsionadas medio al estilo Cheap Trick y unos ruiditos raros de producción que responden, en seguida entran las voces, armonizando, pegajosas, hay un buen puñado de pistas en la grabación, hay gancho y se nota. Cuando el tema frena un poco es cuando aparece algo que se puede categorizar como un estribillo, unos Beach Boys de la etapa de Sunflower y esos discos que pocos recuerdan hoy, pero revisitado y aggiornado a los tiempos que corren. Así empieza la canción que da título a Twin Cinema, el tercer LP de estudio de los canadienses New Pornographers, del 2005. Son algo así como una institución del power pop del hemisferio norte, con miembros que ya tenían un buen pasado a cuestas en esto de hacer música. A.C. Newman es el cerebro y el principal compositor pero también se destacan Dan Bejar que ahora la está pegando fuerte con Destroyer y nuestra heroína Neko Case, quien hace que uno se pregunte cómo hace para tener tiempo para todo, que todo le salga más o menos bien y para ser productiva y prolífica.

Desde Mass Romantic, el disco debut modelo 2000, ya les había ido bien y habían cosechado no pocas críticas favorables de quienes todavía creen que no todo está perdido. Con el siguiente, Electric Version terminaron de redondear la propuesta y acá la cosa ya parece del todo consolidada. La meta, el norte es claro de entrada; la eterna búsqueda de la canción pop perfecta y la exploración constante de las posibilidades dentro de los tres o cuatro minutos.

A pesar de que las influencias están a la vista y parecen a priori las de un millón de bandas, los New Pornographers son amantes indiscutidos, verdaderas enciclopedias de la música popular moderna, si en un tema suenan como una Electric Light Orchestra un poco menos ambiciosa en el siguiente te hacen acordar a los Fleetwood Mac de Tusk o Rumours o se pueden mandar con un himno generacional como “The Bleeding Heart Show” sin parpadear, en donde Neko Case despliega su admirable abanico de opciones vocales. Una de las cantantes más interesantes de los últimos veinte años sin dudas. Con un balance infrecuente entre virtuosismo y accesibilidad que la convierten en una rara avis.

Canciones, canciones y más canciones, con ideas novedosas, con vueltas de tuerca inesperadas y giros novedosos. The New Pornographers; la definición adecuada de la música pop verdadera de la era moderna. ¡Salud!





Escuchar entero en Spotify o en YouTube.




Chequear también:
The New Pornographers - Brill Bruisers
A.C. Newman - The Slow Wonder
Zumpano - Look What the Rookie Did


miércoles, 7 de diciembre de 2016

Nick Cave & the Bad Seeds - I Had a Dream Joe


Nick Cave apareció en mi vida en esa etapa en que uno tiene más capacidad de absorción, puede digerir más música y esta queda ahí almacenada, convirtiéndose en huella indeleble. No sé cómo, la verdad que no me lo explico pero me compré unos ocho o diez discos de los Bad Seeds en una semana, sacrificando comida pero devorando música con la ansiedad de un obeso mórbido.

"I Had a Dream Joe" tiene algo muy especial, la base es acústica, las guitarras eléctricas están muy dosificadas y sin embargo rockea como diez mil demonios. En gran parte gracias a la batería arrolladora de Thomas Wylder. Otro gran acierto son los coros, en donde la voz de Blixa se destaca indefectiblemente.

TEMAZO.






Este tiene video oficial en YouTube.




Encontrala originalmente en:
La admiración de Cave por Neil Young hizo que para este disco contrataran a David Briggs para la producción. Supuestamente se burlaron de él mientras grababan porque fumaba porro y bailaba entre los músicos mientras grababan. Encima nunca quedaron conformes con el resultado. Henry's Dream figura cómodo entre mis discos favoritos de Nick Cave.
Henry's Dream (1992)





lunes, 5 de diciembre de 2016

Camper Van Beethoven - idem


Acá va una teoría; la falta de reconocimiento y el mote de “banda de culto” de Camper Van Beethoven se debe pura y exclusivamente al asombroso eclecticismo musical y lírico que exhiben. Al menos en sus primeros tres o cuatro discos. Siempre que cuesta clasificar algo, etiquetarlo, acomodarlo dentro de nuestros parámetros conocidos… mejor descartarlo. Fue básicamente el problema que siempre tuvieron, venían de la escena hardcore-punk californiana pero hacían ska, música hebrea, polkas y hasta se la jugaban con elementos árabes, muchas veces adentro de la misma canción.

La idea era cagarse de risa de todo, desafiar las convenciones y poner incómodos a los ortodoxos. Lo lograban y en ese sentido, la música de Camper Van Beethoven, sigue más vigente que nunca. En Camper Van Beethoven, tercer LP de estudio, aparecido originalmente en 1986, parecen redoblar la apuesta de Telephone Free Landslide Victory y II & III, los dos primeros discos. Se encuentran con la hija de Jerry Garcia de los Grateful Dead en “We Saw Jerry’s Daughter” en un punk rock a toda velocidad con pedal steel y se toman el atrevimiento de mofarse un poco de Led Zeppelin en “Stairway to Heavan (sic)”, una suerte de experimento de estudio de grabación con cintas al revés, cítaras y la mar en coche. Como si esto fuera poco, casi al final, hay una versión a medio camino entre irreverencia y respeto de “Interstellar Overdrive” del primer disco de Pink Floyd, The Piper at the Gates of Dawn. No todos los experimentos del disco funcionan perfecto pero el sentido del humor sano y un poco inocente hace que el mérito de intentarlo esté por encima del resultado conseguido. No faltan los chistecillos políticos de la mano de “Joe Stalin’s Cadillac”, un bluegrass rápido con violines para la ocasión o “We Love You”, que nos transporta a una persecución en un callejón de Marruecos o lo que te quieras imaginar, acá conocen al diablo, ven que toca muy bien la guitarra y lo invitan a sumarse a la formación. ¿Rock? Y… técnicamente esto es más rock que Humble Pie o cualquier grupo de guitarras y cortedad de miras de la actualidad. Esto no anticipa en absoluto a la banda que armaría el frontman Dave Lowery unos años después, los mucho más exitosos -y convencionales- Cracker, en la década siguiente, ni tiene mucho que ver con los discos de CVB que vendrían después, como el excelente Key Lime Pie, o el doble en donde versionan ENTERO Tusk de Fleetwood Mac.

Por supuesto que hubo varios que sí entendieron el chiste y la influencia de Camper Van Beethoven y sus tres primeros discos puede rastrearse en un buen puñado de bandas actuales. Pero de la forma que lo hacían ellos, de manera totalmente espontánea, con mucha onda y sin demasiados recursos técnicos, no lo ha vuelto a hacer nadie.




Escuchar en YouTube o en Spotify.




Chequear también:
Camper Van Beethoven - Our Beloved Revolutionary Sweetheart
They Might Be Giants - Apollo 18
The Mekons - Fear & Whiskey

jueves, 1 de diciembre de 2016

Video de la Semana: Carca - Que preciosura esta locura



El corte promocional de Ouiea (¡gran título gran!), del 2009.





LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...