miércoles, 27 de agosto de 2014

5 Canciones 5: versiones de los Beatles


Fats Domino
En este compilado que funcionaba de muestrario del gran sello Reprise aparecía esta interpretación (apropiación, mejor dicho) de Fats Domino de un tema relativamente olvidado del inmenso Album Blanco. La original era frenética y siempre al borde del desbarranco, Fats la toca como si fuese suya, con ese piano tan Nueva Orleans, la lleva a otra dimensión. Una versión con todas las letras.

Aparece originalmente en: The 1969 Warner Reprise Record Show [varios artistas] (1969)


The Damned
Fieles a la actitud "me cago en todo" los Damned publican en la cara B de uno de los primeros singles estrictamente punk (y el primer single de ellos), una versión del super clásico de la segunda película de los de Liverpool, en un momento en que los Beatles estaban casi prohibidos. Por supuesto que no se quedan en el molde y la tocan a diez mil por hora e inventan -a la pasada y ya que estamos- el trash.

Aparece originalmente en: Cara "B" del single New Rose (1977)


Happiness Is a Warm Gun
The Breeders
Kim Deal supo encontrarle la vuelta sórdida a la carta suicida de Lennon (también del Album Blanco) llevando esta joya a un punto de tensión/cocción practicamente insoportable. En la original, el clima siniestro se mostraba de soslayo, acá se aumenta al máximo. Otra gran versión y ejemplo de apropiación de una canción para llevarla a un terreno nuevo y propio del intérprete.

Aparece originalmente en: Pod (1990)


I'm Looking Through You
Steve Earle
Perdida en un disco de canciones acústicas, esta perla original del que quizás sea el primer disco ENORME de los Beatles (Rubber Soul, claro está) está despojada de cualquier artificio. Dos guitarras una mandolina, una voz armonizando bien al fondo y la canción sale adelante porque... bueno, es perfecta. Un clásico ejemplo de despojar una canción de sus elementos prescindibles y dejarla desnuda, como fué traída al mundo.

Aparece originalmente en: Train a Comin' (1995)


Isn't It a Pity
Galaxie 500
Si no te dicen que es de Harrison no te das cuenta, acá hacemos una excepción y agregamos un tema de George como solista, que aparecía originalmente en el exorcismo que significó su primer LP solista; el triple All Things Must Pass. La letra es una reflexión amarga sobre la ruptura del grupo y los Galaxie 500 la hacen fieles a su estilo; lenta, somnolienta, colgada, velvetiana.

Aparece originalmente en: On Fire (1989)




lunes, 25 de agosto de 2014

Disco del Mes: of Montreal - Satanic Panic in the Attic



of Montreal
Satanic Panic in the Attic
2009










Polyvinyl Record Co.






miércoles, 20 de agosto de 2014

Love and Rockets - idem


Love and Rockets desciende de la diáspora de otra banda importante, de las cenizas de Bauhaus, pioneros del mejor (y único verdadero) rock gótico de la primer mitad de los ochenta. Por un lado, el cantante, Peter Murphy, arrancó su carrera solista y Daniel Ash y David J, guitarrista y bajista respectivamente, forman Love and Rockets, cuyos primeros cuatro discos de estudio son fundamentales para entender el rock de aquella década mítica.

Love and Rockets, cuarto LP de estudio y el último de la considerada etapa clásica de la banda tiene algunos detractores insólitos que lo consideran un intento de disco “vendedor”, hecho para pegarla en las radios yanquis, algo bastante descabellado si se considera que lo único remotamente apto todo público del disco es “I’m Alive”, que sí, vendió y en cantidades industriales y muy merecidamente, es T. Rex bien entendido y totalmente adaptado a la época, insistente, casi industrial, podrido, con un riff de guitarra para cabecear en la ruta y escuchar a todo volumen. No siempre los hits son una mierda. Por lo demás es un disco aventurero, moderno, sucio, luchador, guitarrero, jugado, una continuación y evolución natural de todo lo sugerido -y logrado- en los tres primeros álbumes.

También es el primero en donde los dos compositores empiezan a escribir por separado, cada cual con su estilo y eso se nota, pero en el buen sentido, las canciones son diferentes, hay variedad pero suman a la totalidad sin desentonar en ningún momento. “Motorcycle” debió haber sido el himno oficial de los Hell Angels si estos no tuvieran la cabeza remachada con Creedence y ese tema de Steppenwolf, un trip roquero con alguna que otra influencia (muy bien disimilulada) de los primeros Jesus & Mary Chain. “The Purest Blue” es el Brian Eno de los discos ambient pero en este caso no vas a necesitar de la almohada ni el despertador porque dura lo que tiene que durar. Después de la pausa necesaria de la mano de “I Feel Speed”, en donde la banda parece flotar en un estado de narcosis auto-inducida viene otro sacudón de rock del pantano del mejor; “Bound for Hell” es la reencarnación de un blues acelerado de los 50’s y es lo de siempre, el pasado bien interpretado para hacer la música del futuro. Love and Rockets suena increíblemente moderno, actual, podría haber sido grabado ayer, no envejeció un ápice, sobre todo comparándolo con otras cosas que sonaban en aquel entonces. No son muchos los que los han tomado como referentes y eso ayuda -probablemente-  a que esto suene original y fresco a casi treinta años de su aparición en las bateas.

Después de Love and Rockets los dos capos de la banda se dedicaron a sus carreras como solistas y dejaron en el freezer a este proyecto, para ponerlo nuevamente en marcha un par de años más tarde. Historia que dejamos, como de costumbre, para la próxima.



Escuchalo entero en YouTube o en Grooveshark.

 


Chequear también:
Bauhaus - Burning from the Inside
Tones On Tail - Pop

Love and Rockets - Express


jueves, 14 de agosto de 2014

Video de la Semana: Harry Nilsson - You're Breaking My Heart



El gran Harry Nilsson haciendo uno de sus clásicos con escenas de la película Did Somebody Drop His Mouse?.



lunes, 11 de agosto de 2014

The Walkabouts - Satisfied Mind


Hay varios tipos de discos de covers. Están los que no hacen otra cosa que contar de dónde viene una banda o un solista, mostrando sus raíces musicales. También hay algunos que son completamente irreverentes, como el que hizo Laibach de Let It Be de los Beatles a fines de los ochenta. Tampoco faltan los de tipo antropólogico, que rescatan canciones olvidadas con una intención entre didáctica y snob y también hay que mencionar los que están hechos simplemente para llenar el hueco de un contrato discográfico o pura y exclusivamente para divertirse, para pasar el rato. Lo cierto es que… ¡a todos nos encantan los discos de covers! Incluso cuando no aportan nada es entretenido ir a buscar los originales que no conocemos o comparar los que ya son parte de nuestro ADN musical.

El de los Walkabouts, quinto disco de estudio de la banda es un poco de todo eso y algo más. Es, ante todo, un disco valiente, hecho en el apogeo del grunge, cuando aflojarle un poco al volumen y a la distorsión era ir a contramano y encima fué editado por el sello que más fuerte apostaba por esta movida; nada menos que Sub Pop.

Es una representación perfecta de los orígenes e influencias de la banda, mezclando versiones relativamente contemporáneas de Nick Cave (impresionante “Loom of the Land” de Henry’s Dream), John Cale y Patti Smith, con canciones tradicionales y temas de la Carter Family y Mary Margaret O'Hara, contando esas historias del costado de camino, con ese toque de sordidez y oscuridad que tan bien define a los de Seattle. También tiene una lista de invitados ilustre, con Peter Buck de R.E.M. colaborando en guitarra y mandolina en casi todo el disco y con un enorme Mark Lanegan cantando un temazo de Charlie Rich, “Feel Like Going Home”, convertido en un momento épico de casi diez minutos. Según cuenta Chris Eckman, Lanegan pidió tímidamente que vaciaran el estudio y logró lo que suena en Satisfied Mind en la primera toma. El enciclopedismo musical de los Walkabouts queda en evidencia en otro de los grandes hallazgos; “Poor Side of Town” de Johnny Rivers. En vez de usar uno de los clásicos, se ponen a bucear en lo profundo de la discografía de Rivers, en un disco olvidado del ’66 (Changes) y encima le dan una vuelta de tuerca más que interesante al tema.

Muchos dicen que Satisfied Mind fue piedra Rosetta de lo que en un par de años paso a llamarse "Americana", esa música yanqui de raigambre tradicional que no es lo mismo que la careteada que sale como chorizos de Nashville, es la música de los desclasados, de los que van quedando al costado del tan mentado “Sueño Americano”. Incluso Robert Plant grabó en el ’07 una versión de “Polly” de Gene Clark que tiene mucho más que ver con la que aparece en este disco que con la original de Dillard & Clark. Nunca falta un oído atento que aprueba lo que está hecho con verdadero amor por la música.



Escuchalo en Grooveshark o en YouTube.



Chequear también:
Giant Sand - Cover Magazine
Mark Lanegan - Imitations
The Walkabouts - Train Leaves at Eight


miércoles, 6 de agosto de 2014

The Jesus & Mary Chain - Between Planets



Vale aclarar que no soy fanático de Jesus & Mary Chain, para nada, me gusta mucho Darklands y creo que tienen temas enormes en todos los discos. Dicen que la música que uno conoce y digiere entre los 15 y los 25 (aprox.) es la que queda para siempre y la que te va a gustar por el resto de tu vida.

Siempre me gustó mucho Eliminator de ZZ Top y en Automatic hay una especie de intento de hacer una cosa parecida, llevándola al estilo de la banda.

Nunca voy a olvidar una fiesta entre amigos en que alguien puso esta canción y yo no la conocía, inmediatamente salió todo el mundo a la pista de baile.

¿Por qué no bailamos con estas canciones en todos lados? ¿Por qué hay que escuchar mierdas horrendas hoy en día? Son preguntas imposibles de responder pero... ¿no son esas las mejores preguntas?



Escuchala en YouTube.



Encontrala originalmente en:
Este disco tiene un buen puñado de canciones de relleno (para mi gusto, por supuesto) pero las buenas justifican tenerlo.
Automatic  (1991)





domingo, 3 de agosto de 2014

Frank Sinatra - Only the Lonely


Sinatra suele ser detestado por mucha gente que tiene que ver con el rock. Se debe en gran parte a que él mismo detestaba el género pero vale decir que a nivel biográfico la vida de Sinatra tiene más rock que la de varios roqueros. También tiene fanáticos confesos dentro del género; Jim Morrison lo veneraba e Ian McCulloch de Echo & the Bunnymen más de una vez lo ha puesto entre sus cantantes favoritos. Es que como cantante e intérprete "Frankie Blue Eyes" no tiene comparación ni rivales.

Todo el mundo conoce sus grandes éxitos, “New York”, “Something Stupid” (a dúo con Nancy, su hija), “Strangers In the Night” o “That’s Life” pero el verdadero hallazgo está en zambullirse en lo profundo de su extensísima discografía. Los discos “tristes” como No One Cares o el tardío She Shot Me Down son increíbles, son discos que se escuchan enteros, ciclos de canciones dedicados a la tristeza, generalmente relacionados con rupturas amorosas, cantados con la maestría que un tipo que sabe comunicar un sentimiento como ningún otro y que están arreglados y grabados con los mejores músicos y productores que se podía llegar a encontrar en el momento.

Frank Sinatra Sings for Only the Lonely, más conocido como Only the Lonely es uno de esos discos. Uno más de esa larga lista de discos esenciales, pero no es cualquier otro, no es reemplazable, a mediados de los setenta le preguntaron en una fiesta y él mismo cito a este como su disco favorito. Gordon Jenkins, su arreglador hasta ese entonces no estaba disponible y la tarea cayó en manos del gran Nelson Riddle, que hace su trabajo con un nivel de delicadeza y finesse dignos de admiración. Los arreglos en general son minimalistas, por ejemplo en “Blues In the Night” apenas aparecen, la idea es subrayar el fraseo de Sinatra, aparecer en los instantes exactos, pero cuando aparecen… son sublimes. El disco empieza con la primer obra maestra, la canción que da título, “Only the Lonely” es el paradigma de lo que a Sinatra le gustaba llamar “Canciones suicidas”, la gravedad con que encara la interpretación contrasta con la debilidad temática del protagonista de la letra, un tipo que ha sido abandonado hace poco y deambula perdido por la calle, sin tener idea de qué hacer con su tiempo libre. Este es el disco que tiene “One for My Baby (and One More for the Road)”, también está “Guess I’ll Hang My Tears to Dry” y el impresionante “Angel Eyes”, una de las grandes canciones relativamente olvidadas de Sinatra, con una orquestación inolvidable de Riddle.

Están los discos de swing, los de dúos, los discos en vivo como el enorme Sinatra at the Sands (con Count Basie) pero en los álbumes de baladas es donde te puede romper el corazón y en donde podés encontrar refugio y en donde lo podés escuchar diciéndote “va a estar todo bien, esto nos pasa a todos”, es donde muestra fragilidad y deja de lado cierta pose de mafioso italiano que tanto molesta a veces.




Escuchalo entero en YouTube o en Grooveshark.




Chequear también:

Frank Sinatra - In the Wee Small Hours
Frank Sinatra - Where Are You?
Frank Sinatra - Watertown



viernes, 1 de agosto de 2014

Video de la Semana: Kill Devil Hills - Drinking Too Much



TEMAZO ENORME de un disco excelente; Heathen Songs, del 2005, de los australianos Kill Devil Hills.



LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...