sábado, 21 de septiembre de 2013

Arctic Monkeys - AM


Los Arctic Monkeys deben ser la banda más fácil de odiar de todas. No hace falta decir que a los que escuchamos muchos discos y estamos hasta el cuello en este asunto nos encanta odiar bandas. Y la verdad es que hay muchos motivos; todo el mundo sabe lo que cuesta empezar, arrancar, que te presten atención, que te pasen en las radios y etc. Estos pibitos estaban por todos lados y eran anunciados como La Gran Cosa Nueva cuando… ¡ni siquiera habían sacado un disco! Fueron una de las primeras bandas en sacar partido del boom de Internet y Youtube en particular. Otros también los odian porque los escuchan las chicas, o sus hermanas menores, un argumento tan válido y roquero como cuando cierta gente les gritaba “putos” a los hippies por llevar el pelo largo.

Casi está de más decir que muchos de esos odiadores profesionales ni siquiera se tomaron el trabajo de escucharlos.

Una lástima porque son buenos, tocan bárbaro, cambian mucho de un disco al otro, tienen un cantante con personalidad y muchísima onda y encima son una de esas bandas que funcionan como termómetro de nuestros días, como cronistas de lo que pasa por la cabeza de la generación que representan, sin caer en las simplificaciones o en el bajón post-Valium que caracteriza a una gran parte de la música moderna/actual.

Después de haber hecho punk hiperquinético, canciones pop perfectas, rock pesadito medio a lo bestia (no muy creíble, digámoslo) de la mano del amigo Josh Homme, el capo de Queens of the Stone Age ahora viene el turno del disco bailable de los Arctic Monkeys, como se podría caratular al flamante AM. No es tan así, como era de esperarse.
Se puede decir que la pieza central del disco es “No. 1 Party Anthem”, que no tiene nada que ver con lo que su título sugiere, sino más bien lo contrario, es Alex Turner mirando a la pista vacía, dejando que la mente vaya a parar a lugares melancólicos y un poco tenebrosos. En medio de una melodía beatlesca, más bien al estilo Harrison, más de uno se arrancaría varios pelos por sacar de la galera una canción como esta. También hay mucho groove y rastros evidentes de funk pero está muy lejos de la música idiotizante que parece ser la consigna o lo que se entiende como “música para bailar” en la mayoría de los lugares destinados para tal fin. Si vamos a bailar y va a sonar “Why’d You Only Call Me When You’re High?” será más que bienvenido pero es difícil que se convierta en un hit masivo a menos que lo enchastre algún DJ berreta de esos que tanto abundan.

Hay falsettos, ritmos pegadizos, estribillos con gancho y mucha producción pero AM está muy lejos de ser un disco pasatista, bolichero o como quieran llamarle. Sí es nocturno a más no poder, sexual, atractivo y sugerente. Rock ‘n’ roll, digamos.





Chequear también:
T. Rex - Futuristic Dragon
Arctic Monkeys - Favourite Worst Nightmare
The Last Shadow Puppets - The Age of Understatement

martes, 17 de septiembre de 2013

Programa Especial nro. 17 en Fuera de la Nada



"Hoy hace veinte años que el Sargento Pimienta le enseñó a tocar a la banda" cantaban los de Liverpool hace casi cincuenta años.

Vamos a parar a una época de grunge, brit-pop y guitarras, muchas guitarras, recordando los discos clave de ese año, los "tapados" y los que todos conocemos.


Escuchalo en radiopura.com









domingo, 15 de septiembre de 2013

Fountains of Wayne - Radiation Vibe


Por alguna razón este tipo de música nunca termina de "pegar" en nuestro país. Quizás porque se valora mucho una autenticidad mal entendida, en donde hay que ser "duro" y callejero. A lo mejor porque acá si no tocás diez mil acordes no existís, idea que muchos músicos (que jamás escribieron una canción) han sabido reproducir.

Los Fountains of Wayne son descaradamente pop, no tienen ningún reparo en sonar acaramelados y saben perfectamente donde meter los ganchos necesarios para que un tema se te pegue para siempre. Son los que hicieron ese tema medio Nuggets para la película de Tom Hanks, Eso que tu haces y el estilo en sus discos viene por ese lado.

Este milagro de tres minutos y fracción es el encargado de abrir el primer LP, con unas estrofas medio raras, parece que va rengo, sin dirección, pero es todo un truco para que el estribillo te explote en la cara. ¿De qué va la letra? Ni la menor idea. No fue el primer disco que tuve de ellos, ese "honor" le va al fantástico Utopia Parkway, de cuando todavía se conseguían cosas usadas a precios medio ridículos, uno de los grandes discos de la década del noventa, pero "Radiation Vibe", con su producción de bajo costo -y perfil- es uno de mis temas favoritos de los neoyorquinos.





Encontrala originalmente en:
Para explicarle a tu amigo medio sordo qué es el power pop de los noventa, que no es lo mismo que el original de fines de los setenta, pero que no tiene nada que envidiarle.
Fountains of Wayne (1996)





jueves, 12 de septiembre de 2013

5 Canciones 5: Velvet Opera, The Groundhogs, OMD, Screaming Trees y Son Volt


Raise the Light
Velvet Opera
Una voz líder de esas que conmueven, un poco al estilo Steve Marriott, con un teclado hammond, son los encargados de introducir esta joya del segundo de Velvet Opera, a la altura (o mejor) de cualquier tema de los Small Faces o de Traffic. Tiene un interludio con un solo de guitarra española bien cortito que es una delicia. El cantante es un verdadero soldado del under británico, Paul Brett, que en breve formaría una de las mejores bandas de culto de aquellos años iniciáticos; Paul Brett's Sage. También en este disco hay una memorable versión de "Eleanor Rigby".
Aparece originalmente en: Ride a Hustler's Dream (1969)


Cherry Red
The Groundhogs
A medio camino entre los Who más pesados, la tonelada de riffs del Led Zeppelin de la era de oro y anticipando en casi veinte años al ataque sónico-guitarrero de Sonic Youth, "Cherry Red" es la bomba con que empezaba el lado "B" de Split, uno de los mejores discos de esta institución liderada por el incansable Tony McPhee. Estribillo cantado en falsetto, en medio de una tormenta de redobles y power chords, cuesta creer que todo este ruido venga de apenas tres instrumentos. Una obra maestra adentro de un disco que merece una segunda chance.
Aparece originalmente en: Split (1971)


Joan of Arc
Orchestral Manoeuvres in the Dark
Si tenés que mostrarle a un amigo de qué va OMD, con este tema tenés una buena manera de aproximarte, por lo menos a la faceta "escritores de hits" del dúo inglés. La voz apasionada de Andy McCluskey y los infinitos colchones de sintetizadores de Paul Humphreys te hacen pedir por favor que llegue ese estribillo, que sabés que va a ser mortal. En el mismo disco, inmediatamente después aparece el mismo tema, con el título algo cambiado, que te sirve para demostrar la otra cara de la banda; más experimental, volada y kraut-rockera.
Aparece originalmente en: Architecture & Morality (1981)


Standing on the Edge
Screaming Trees
Los Screaming Trees mostrando sus influencias más retorcidas y drogonas, la música californiana tóxica de fines de los sesenta, como unos Seeds o The Chocolate Watchband menos amigables, más malvados. Mark Lanegan era un pibito acá pero ya tenía la voz y la personalidad muy bien perfilados. En ningún momento suena a pastiche, esto es apropiación cien por ciento. Está en Clairvoyance, el primer LP de la banda, cuando estaban en el sello SST y es bastante difícil de conseguir. Pero vale la pena, realmente.
Aparece originalmente en: Clairvoyance (1986)


Angel of the Blues
Son Volt
El amigo Jay Farrar sigue porfiando, después de más de veinte años y se sigue calzando un trajecito que no por pesado deja de quedarle cómodo; el de Gram Parsons. En Honky Tonk, el disco que acaba de aparecer, se lo escucha más apegado al country-rock que nunca y en "Angel of the Blues", particularmente, escribe una de esas baladas para llorar a moco tendido, en el bar, acodado a la barra, cuando están por cerrar y la melancolía se vuelve casi insoportable. Gran tema, en serio.
Aparece originalmente en: Honky Tonk (2013)



martes, 10 de septiembre de 2013

Video de la Semana: Neko Case - Night Still Comes



La princesa del alt-country Neko Case tiene disco nuevo. El título es larguísimo; The Worse Things Get, The Harder I Fight, the Harder I Fight, the More I Love You. Sería "mientras peor se ponen las cosas, más duro lucho, mientras más duro lucho, es más lo que te amo".

O algo así...


(Haciendo click acá lo tenés con buena calidad de sonido)




sábado, 7 de septiembre de 2013

Stiff Little Fingers - Go for It


Si no te ponés a bailar o al menos a mover un poco la patita con el cover de Bunny Wailer, el tema con que empieza Go for It, es muy probable que estés necesitando una transfusión de sangre. O que estés leyendo el blog equivocado. Es que la mejor banda punk irlandesa, los liderados por Jake “Garganta con Arena” Burns, eran de los pocos que podían versionar (y tocar) reggae con cierto nivel de decencia, ya lo habían hecho en el primer disco, con una versión enorme de “Johnny Was” de Marley y acá, a la altura del tercer LP, repiten el truco y se nota que mejoraron, que perdieron fuego y rabia adolescente pero que ganaron como músicos, como arregladores y, en el caso de Burns, como compositor de canciones.

Acá hay más variedad, salta a la vista (al oído en realidad)… ¿Qué es el tema que dá título? ¿una especie de batucada punk rocker? Lo que sea que es… funciona y sin problemas. Hay un rockabilly de esos que tan bien les salían a los Clash, se llama “Gate 49” y es otro de los grandes temas de Go for It, corto efectivo, bien tocado y mejor cantado.
Uno de los más emotivos es “Hits and Misses”, con una melodía muy ganchera dice “No estoy hablando de un psycho-killer / Sonny, no se trata de uno de esos / Podrías ser vos, podría ser yo / Es alguien que todos conocemos”, hablando de tipos golpeadores con la altura y delicadeza que el tema requiere. Otro hallazgo. En seguida viene otro de los picos de emotividad del disco, “Kicking Up a Racket”, que sería algo así como “hacer mucho ruido” y cuenta su propia historia, la de un pibito de Belfast creciendo en un ambiente hostil, escuchando la música que sus padres odian, en definitiva; la misma historia de siempre pero en el marco de un temazo para escuchar a todo volumen.

A pesar de que el cover de Bunny Wailer no está tocado en clave reggae, no faltan los ritmos jamaiquinos casi puros en el tercero de los Fingers, está “Silver Lining” y el que quizás sea el más logrado que se llama “The Only One”, con una atmósfera medio oscura y un clima general muy parecido al gran “Guns of Brixton” de los Clash de London Calling. La letra es una descarga de frustración de esas que conmueven, no queda del todo claro de qué habla exactamente pero es un himno al descontento al que no le faltan luces al final del túnel; “te hacen sentir solitario pero sabés que tenés con quien contar”.

En la edición en CD hay dos perlitas que vienen bárbaro para evitar el trabajo arqueológico que habría que tomarse para conseguir el simple con “Back to Front”, otro de esos manifiestos anti-violencia que parecían ser la marca registrada de Stiff Little Fingers. Y al final, a modo de broche de oro, una versión en vivo de “Doesn’t Make It All Right” de los Specials, una banda con la que compartían no pocos postulados ideológicos.





Chequear también:
Stiff Little Fingers - Nobody's Heroes
Stiff Little Fingers - Tinderbox
Stiff Little Fingers - Guitar and Drum


martes, 3 de septiembre de 2013

domingo, 1 de septiembre de 2013

Video de la Semana: The Jazz Butcher Meets Count Dracula



Gran "video" de la primera época de la banda de Pat Fish, más recordado como "El Carnicero del Jazz" (The Jazz Butcher), más cerca de The Damned que de lo que después sería el sonido más definido de la banda. Notable parecido a ciertos temas de Sumo, incluyendo el solo de saxo de cartón.

Este tema aparece en The Gift of Music, del '84.


(Haciendo click acá lo tenés con buena calidad de sonido)




LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...