jueves, 26 de diciembre de 2013

Telekinesis - Dormarion


Se puede trazar una línea imaginaria que va de los Beatles a Big Star, que pasa por Badfinger y los Raspberries, que desemboca en The Shoes, Records y Pezband, se prolonga hasta The Cars y que va a parar a Matthew Sweet y Sloan. De ahí toma la posta el Michael Benjamin Lerner, líder, artífice y, básicamente, único miembro de Telekinesis.
Con Dormarion, del 2013, lleva tres larga duración y un EP, Parallel Seismic Conspiracies, aparecido tres años atrás.

Una de las claves del sonido es la voz de Lerner, le cae al estilo como anillo al dedo, es la voz power pop por excelencia, del pibe angustiado que no consigue la chica que quiere y lo convierte en canciones luminosas, de guitarras fuertes y estribillos imborrables, enclavado en la tradición de Colin Blunstone de los Zombies o Chris Collinwood de Fountains of Wayne. En Dormarion se va Chris Wallace, que había producido los dos primeros, y entra Jim Eno, de Spoon, para lograr un sonido más grande y envolvente, además de buscar ampliar la paleta sonora y la galería de recursos compositivos. En el estudio Lerner se encarga de casi todos los instrumentos y Eno mete unas baterías de esas que tan bien le salen en su propia banda.

Musicalmente también se ha ampliado el abanico de dinámicas, en la canción que abre el disco, “Power Lines”, parece tener la estructura de un tema típico de la banda; un verso acústico calmo, lento y melancólico, un estribillo explosivo y la voz de pájaro herido de Lerner cantando sus verdades agridulces: “Soy un hombre quebrado, soy mercadería fallada”. Dormarion para haber sido concebido para ser tocado con la banda que sale de gira bajo el nombre Telekinesis, parece hecho y diseñado para hacer saltar a un estadio sin siquiera rozar la pompa y grandilocuencia de grupos como The Killers, de evidentes complejos mesiánicos.

Puede que Dormarion sea un disco de placeres superficiales, pero esos placeres aparecen a lo largo y ancho del disco, lo podés escuchar con una sonrisa de oreja a oreja mientras pensás cómo es posible que te rías tantas veces del mismo chiste pero es inevitable notar las cualidades de Lerner como compositor de canciones, un oficio que muchas veces escasea.





Chequear tambien:

The Cars - Candy-O
Spoon - Ga Ga Ga Ga Ga
Telekinesis - 12 Desperate Straight Lines


miércoles, 18 de diciembre de 2013

5 Canciones 5: Groundhogs, Culture, Flaming Stars, Trembling Bells y Black Angels


The Grey Maze
The Groundhogs
Cualquiera que conozca a los Groundhogs por su fama o "de solapa" sabrá que eran una de las bandas pioneras del blues-rock británico, con Cream, Fleetwood Mac, etc. Para la altura de este disco habían agregado mellotron y demás elementos típicos del rock progresivo. Pero nada que ver con la pompa de las bandas emblema del género. Esto es hard rock violento y tormentoso, con matices, con sutileza.

Aparece originalmente en: Who Will Save the World? (1972)


Natty Never Get Weary
Culture
Los Culture tienen una notoria cantidad de discos clásicos en su haber y a uno de los compositores más originales y carismáticos del género en Joseph Hill. Otra de las odas a Jah, esta aparece en medio de Cumbolo, del '79, y es una orgía de armonías vocales y teclados burbujeantes y pegadizos. No por nada fué un hit en Jamaica al momento de su aparición, un poco antes de que saliera el LP.

Aparece originalmente en: Cumbolo (1979)


Bess of the Boneyard
The Flaming Stars
Escuchá este temazo del séptimo disco de estudio de los Flaming Stars, una de las bandas más injustamente relegadas de los últimos veinte años, y hace tu propia película en tu cabeza, es un desperdicio que todavía no se haya usado para acompañar imágenes. Un instrumental oscuro, ideal para adaptación de Raymond Chandler, humo, detectives, más humo y un cadáver en el baúl de un auto larguísimo. Infalible.

Aparece originalmente en: Named and Shamed (2004)


Riding
Trembling Bells con Bonnie "Prince" Billy
El único tema del disco que lleva la firma de Will Oldham, más conocido como Bonnie "Prince" Billy, aparece anteúltimo en The Marble Downs y es intenso. Intenso en serio. Ya había aparecido en Joya, del '97 y era una pequeñez de menos de dos minutos. Acá se transforma en una pesadilla épica, unos Bad Seeds en medio de Unhalfbricking de Fairport Convention... ¡con Sandy Denny incluída y todo!.

Aparece originalmente en: The Marble Downs (2012)


Don't Play with Guns
The Black Angels
Los Black Angels le agregan un poco de maquillaje al cuarto LP de estudio pero no pueden disimular que anoche se acostaron a cualquier hora. Un poco de Eliminator de ZZ Top, con las maquinitas y los efectitos espaciales pero la banda sigue siendo más o menos la misma, por suerte. Rock sucio y psicodélico de guitarras bien al frente, los 13th Floor Elevators del nuevo milenio, ni más ni menos.

Aparece originalmente en: Indigo Meadow (2013)




domingo, 15 de diciembre de 2013

Video de la Semana: The Lemonheads - I Just Can't Take It Anymore



Evan Dando viene "rescatando" a Gram Parsons mucho antes de la película, los documentales y las reediciones de los discos. Recordar la versión de "Brass Buttons", en Lovey, del '90. "I Just Can't Take It Anymore " es una rareza, no está en ninguno de los dos LPs del ex-Byrds pero a los Lemonheads les queda como anillo al dedo.

Alguien tuvo el buen tino de editar Varshons en Argentina, dicho sea de paso.




jueves, 12 de diciembre de 2013

Bosnian Rainbows - idem


En la última década Omar Rodríguez-López ha estado haciendo de todo menos quedándose en el molde, nadie lo va a acusar de vagancia, eso seguro. Ha estado sacando EPs y álbumes con The Mars Volta (sin contar At the Drive-In) incansablemente, una banda que es la definición de genialidad absoluta o indulgencia total, depende el prisma con el que se mire el asunto.

Además de hacer música irreverente e inclasificable, se ha ganado la reputación de ser un verdadero dictador a la hora de entrar al estudio, algo que incluso se ha encargado de aclarar en entrevistas. Pero últimamente parece que se aflojó un poco. El disco homónimo de su nuevo proyecto, Bosnian Rainbows, es una clara muestra ya que, a menos que alguien te lo diga, no tiene ninguna evidencia de que es él quien está detrás de todo esto.

Bosnian Rainbows incluso se maneja en un terreno relativamente virgen para el guitarrista, optando esta vez por suaves texturas de teclados new wave y baterías que corresponden a ese sonido, al post-punk de bandas como Joy Division o los Wire de mitad de carrera. Los resultados sorprenden, no se trata simplemente de otro grupo intentando revitalizar ese sonido hoy en día un tanto gastado, es más bien lo contrario.

Cuando las canciones funcionan plenamente, y hay varios casos, levantan vuelo y varios metros del suelo. “Morning Sickness” y “Dig Right In Me” no tienen nada que envidiarle al mejor Blondie, el de la época de Parallel Lines, con unas letras tan retorcidas e indescifrables como cualquiera de sus proyectos paralelos. Teri Gender Bender, la cantante, tiene un parecido (sonoro) francamente asombroso con Siouxsie Sioux, lo que puede resultar una molestia para alguno pero -como suele suceder- una delicia para otros, la piba maneja su voz con criterio y convicción. El mejor tema es probablemente “Turtle Neck”, atmósferico al máximo, que va de una clima lento alla Cocteau Twins a un pasaje de guitarras bien climático en donde Rodríguez-López finalmente asoma la cabeza.

Pero el foco en general está puesto en la cantante, que también es miembro estable de los punkrockers nicaragüenses Le Butcherettes, su voz encaja a la perfección con los temas, agregando sensualidad al conjunto (según dicen es muy buena en el escenario). El hecho de que Rodríguez-López se muestra contenido a lo largo del disco es notable y también es claro que lo único que le importa es lo que piensan los que tocan en su banda. Como debe ser.





Chequear también:
Siouxsie & the Banshees - Twice Upon a Time: The Singles
Wire - A Bell Is a Cup...Until It Is Struck
Young Knives - ...Are Dead....And Some



martes, 10 de diciembre de 2013

sábado, 7 de diciembre de 2013

Lee Hazlewood - Won't You Tell Your Dreams



No sé como llegué a encontrarme con el gran Lee Hazlewood pero sí me acuerdo que lo conocí en una época en que parecía estar por todos lados, hasta Primal Scream hizo una versión de "Some Velvet Morning" que sonaba mucho, Beck lo mencionaba siempre, lo mismo Nick Cave, etc. Internet ayudó, por supuesto.

Esta balada es un poco difícil de separar del disco que la contiene, un disco de ruptura pero que es cien por ciento Lee Hazlewood en cuanto a indiosincracia. Nadie balancea tan bien el delicadísimo equilibrio entre humor, grasada, arreglos y producción. Y después está la voz. ESA voz.

Los chistes entre tema y tema son tan tontos que caen simpáticos ("el día que nos conocimos, los dioses se deben haber dado vuelta y se deben haber reído a carcajadas"). Acá el acompañamiento es austero pero está dosificado con maestría, la letra es buenísima ("por favor le dirías a tus sueños que dejan en paz mi habitación"), ella se fué pero sigue presente por todos lados. Maestro de los maestros. Lee.







Encontrala originalmente en:
Parece que gracias a la impecable labor del sello Light In the Attic le está llegando el reconocimiento, este disco dura menos de media hora pero vale la pena ponerse en campaña para conseguirlo.
Requiem for an Almost Lady (1971)





jueves, 5 de diciembre de 2013

Gene Clark - No Other


El que probablemente haya sido el integrante de los Byrds más talentoso, sin desmerecer la hidalguía de McGuinn en haber mantenido viva a la banda a lo largo de diez mil formaciones, tenía también un problema grande y un gran enemigo: él mismo. Terriblemente inseguro, paranoico y con todos los vicios y comportamientos autodestructivos incorporados, Gene Clark tiene una carrera solista digna de atención, con picos muy altos y sólo recientemente se le está dando el reconocimiento que merece.
Como ejemplo basta decir, que este, No Other, su obra maestra de folk barroco filosofal, del ’74, estuvo descatalogado y fue muy difícil de conseguir durante casi treinta años.

Al momento de su aparición fue considerado excesivo, sobre todo a nivel producción, se gastó mucha plata haciendo el disco (para desesperación de la compañía discográfica) y obtuvo una repercusión de ventas y crítica prácticamente nula. Pero en menos de dos años este mismo sonido, este mismo nivel de trabajo en el estudio, era el que acaparaba las FM a lo largo y ancho del país que le dio la espalda, con Fleetwood Mac a la cabeza. La pregunta es… ¿Dónde está la sobreproducción? ¿Cuál es el exceso? El disco empieza con “Life’s Greatest Fool”, que tranquilamente podría haber estado en cualquiera de los últimos tres o cuatro discos de los Byrds, es country-rock tranquilo, sedado casi, sin grandes sorpresas salvo a nivel lírico, con un Clark disparando máximas y reflexiones cual Confucio del siglo XX, nada nos prepara para lo que se viene.

Ya en “Silver Raven” se nota que hay trabajo, que hay capas de grabación, coros, varios instrumentos pero… ¿esto es sobreproducción? En No Other los detalles sonoros, la complejidad -nunca agobiante- en los arreglos y las decisiones generales están bien tomadas, le suman muchísimo a las canciones, de hecho los arreglos suntuosos y elegantes del tema que da título en ningún momento sepultan al cantante ni mucho menos, no hacen más que remarcar la atmósfera un poco siniestra de la letra, es una producción bien hecha, muy lograda. Esta es la “música cósmica americana” que imaginó Gram Parsons (y que -si me permiten- nunca llegó a concretar) cuando hizo que los Byrds grabaran Sweetheart of the Rodeo. Esta es una verdadera obra maestra, una alianza entre letra y música pocas veces lograda, sobre todo teniendo en cuenta que Gene Clark, según cuentan quienes los conocían, no era un tipo que se la pasaba leyendo ni nada que se le parezca. El disco está lleno de momentos sublimes, “From a Silver Phial”, “Lady of the North” (el tema que cierra el LP) y la cumbre épico-psicodélica que es “Some Misunderstanding”, algo así como un Neil Young de “Cowgirl in the Sand” bien cantado (sin ánimos de ofender) y arreglado para poner la piel de gallina.

A Gene Clark le dolió mucho el fracaso estrepitoso de No Other y nunca logró recuperarse del todo, había puesto mucha energía y trabajo en las canciones y sabía que tenía bajo el brazo un disco brillante. Muy pocos supieron darse cuenta en su momento. Pero nunca es tarde, por suerte.





Chequear también:
Dillard & Clark - The Fantastic Expedition of Dillard & Clark
The Beatles - Abbey Road
Band of Horses - Infinite Arms


domingo, 1 de diciembre de 2013

Video de la Semana: Plants and Animals - The End of That



Temazo que dá título al tercer disco de Plants and Animals, del año pasado. Video paródico e irónico, muy bueno.




miércoles, 27 de noviembre de 2013

Programa Especial nro. 20 en Fuera de la Nada



En el anteúltimo especial del año vamos a dar un repaso muy escueto por el enorme sello Trojan.
Va a estar Marley (si no nos matan), Inner Circle, un bloque de dub, Gregory "The Cool Ruler" Isaacs, John Holt, Mikey Dread y un interesante etcétera.

Viernes 29 de noviembre.

Escuchalo en radiopura.com









viernes, 22 de noviembre de 2013

Martin Newell - The Greatest Living Englishman


Hay discos que parecen estar hechos (o condenados) para figurar siempre en un panteón imaginario o podio de “Grandes Discos de Culto”, perdedores hermosos, adorados eternamente por las ratas de disquería y los nerds musicales. Nosotros, digamos.

The Greatest Living Englishman, de Martin Newell, no es su primer disco y probablemente tampoco es el mejor que hizo, pero reúne todas las características para ser su trabajo más recordado, el que habría que salvar del tsunami. El tipo venía de años de pelearla en las ligas chicas desde hacía rato, primero con su banda The Cleaners from Venus, quienes, en estas épocas tan raras como sorprendentes, tienen fans que reclaman a gritos reediciones de discos grabados en condiciones deplorables que nunca pasaron de un cassette. Siempre tuvo amigos con un perfil un poco más alto que el propio, Captain Sensible de los Damned es y ha sido un colaborador habitual y el amigo Andy Partridge (de XTC, por supuesto) presta sus servicios como productor, arreglador, consejero y hasta baterista en esta pequeña joya del rock más británico y flemático que se puede imaginar.

Newell siempre se cagó de risa de los tipos de cuarentipico que dicen que quieren volver a sus raíces y arman una banda de blues, sus raíces son los Beatles, el Pink Floyd de Barrett y el mejor pop psicodélico de la segunda mitad de los sesenta. Eso es exactamente lo que hace, lo que domina, lo que le sale -parece- de taquito y de eso hay de sobra en The Greatest…

Las letras también merecen que se les preste atención, Newell es un observador agudísimo, un verdadero antropólogo de su propia sociedad y cada canción es una viñeta entre cómica, ácida y nostálgica. “Construiremos una casa y un lugar para que los chicos crezcan, pregúntame cuándo, que me maten si tengo la menor idea” dice en “We’ll Build a House” un poco burlándose del sueño burgués conformista de la casa propia. “Y te despertás en un cuarto que no es el tuyo, hay un ángel en la cama y te preguntás que fue lo que dijiste antes de darte cuenta que es navidad en los barrios” canta en “Christmas in Suburbia”, una de las canciones más lindas (si que ese adjetivo todavía significa algo) del disco. ¿Otro super hit que jamás fue? ¡Claro que sí! Son la especialidad de la casa; “She Rings the Changes” no fue un éxito mundial porque ya sabemos lo que el mundo anda escuchando por estos días y lo mismo va para “The Jangling Man”, bien al estilo Byrds, a puro gancho.

Newell ya era grande cuando salió esta modesta obra maestra de pop perfecto, no daba para ídolo teen ni para símbolo sexual post-adolescente, ya era un excéntrico y semi-recluso, de mal carácter al que jamás le gustaron mucho las entrevistas. Por suerte la música está ahí, para quien quiera oir que oiga.





Chequear también:
The Kinks - The Kinks Are the Village Green Preservation Society
XTC - The Great Escape
Martin Newell - The Spirit Cage

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Video de la Semana: The Kinks - Dead End Street



Todavía hay gente que insiste con eso de que Queen fué la primer banda en hacer videos, como si "Happy Jack" de The Who, los que filmaban los Beatles en Help! o este no fueran videos totalmente válidos. Pero en este hay un guíon muy claro y definido, como mostraba suburbios y gente pobre la BBC decidió prohibirlo y sacarlo de circulación.
Los muchachos de Oasis, quizás ignorando la existencia de YouTube, lo robaron asquerosamente para "The Importance of Being Idle".




lunes, 18 de noviembre de 2013

5 Canciones 5: Nina Simone


Gin House Blues

En uno de sus primeros larga duración ya demuestra que sus cualidades y su personalidad como intérprete ya estaban completamente conformados desde el principio. Se manda con esta suerte de estándar blusero (Clapton, Bessie Smith, Animals, etc.), oda etílica y lamento/celebración y registra una de las versiones definitivas. Más tarde reaparecería en 'Nuff Said!, el disco grabado en vivo a tres días de la muerte de M. Luther King.
Aparece originalmente en: Forbidden Fruit (1961)


Be My Husband

Con este milagro de su propia pluma abre Pastel Blues, del '65, a capella, con mucho sentimiento, la música se hace esperar y... nunca llega. El único acompañamiento que tiene es un golpe de hi-hat y unas palmas al final.

Temazo.
Aparece originalmente en: Pastel Blues (1965)


Feeling Good

Este tema aparece en una película francesa muy buena que se llama Intouchables, en una escena (si mal no recuerdo) en que se tiran en paracaídas. También, empieza a capella, pero la banda -una big band considerable- entra para marcar un leit motiv a lo Black Sabbath (¿o sería un riff entonces?). Como sea... lo que hace Nina Simone con su voz acá, lo que transmite, lo que logra... música para mandar al espacio exterior.
Aparece originalmente en: I Put a Spell On You (1965)


Turn! Turn! Turn! (To Everything There Is a Season)

Una de las mejores (y menos celebradas) de sus versiones pop de hits del momento, tomando la versión de los Byrds del tema de Pete Seeger, por supuesto, adentro de un disco lleno de covers pop. Cuando Simone hacía una versión practicamente siempre trataba de llevarla a un terreno inesperado, de apropiarse completamente de la canción. "Turn! Turn! Turn!" no es la excepción, hasta cambia el arreglo del estribillo y frasea distinto.
Aparece originalmente en: To Love Somebody (1969)


Everyone's Gone to the Moon

Hay temas que te pegan por diferentes causas, en este caso es la extraña conjunción entre el título (todo el mundo se ha ido a la luna), la melancolía casi desesperada de la melodía y la interpretación al piano de Simone. Si estás solo y triste y tenés esa sensación de que te abandonó hasta quien menos esperabas, la música siempre va a estar ahi para ofrecerte un hombro, siempre. No falla.
Aparece originalmente en: Nina Simone and Piano (1970)




jueves, 14 de noviembre de 2013

Brinsley Schwarz - Nervous On the Road


Brinsley Schwarz, nombre difícil de pronunciar. ¿Será por eso que todavía no les llegó el revival? Aunque a esta altura no sería descabellado pensar que no les va a llegar nunca. Lamentablemente, porque son una de las bandas más nobles, desprejuiciadas y divertidas de todos los tiempos.

Es relativamente famoso el episodio de hype que casi los arruina, con un viaje a Nueva York como si fueran super estrellas, con alfombra roja y champagne, con todos los periodistas que tenían que estar y el subsiguiente fracaso estrepitoso. Algo que podría haber destruido el espíritu de cualquier banda terminó jugando a favor de estos pub-rockers ingleses. Hicieron una que ya se había comprobado que funcionaba; irse al campo a vivir en comunidad y a componer.

De la experiencia salió un discazo que fue Silver Pistol, una banda más afianzada y fanatizada con The Band y sus dos primeros LPs y un compositor completamente formado en Nick Lowe, que todavía era un pibito de veintitantos para ese entonces pero ya cantaba con mucho aplomo y sabía perfectamente lo que quería como músico. La lección fue contundente; primero las canciones, después, muy lejos, todo el resto. Lección que no le vendría mal a más de uno, dicho sea de paso.

1972. Si uno recuerda la fecha de aparición de Nervous On the Road, cuarto LP de estudio y anteúltimo antes de la separación definitiva, es imposible no coronarlos como Inventores del Género, el pub rock, por supuesto, sobre todo teniendo en cuenta que Dr. Feelgood prácticamente no existía para este entonces. Pero mientras los Feelgoods son el verdadero link entre el punk y todo lo que vino antes (es muy difícil no coincidir con el trilladísimo argumento) lo de Brinsley Schwarz es mucho más musical, menos agresivo desde cualquier punto que se lo mire y la banda toca bien, en serio. Es sólo cuestión de escuchar el tema que da título, “Surrender to the Rhythm” o la excelente versión de “Home In My Hand” para escucharlos flotar en un alfombra mágica de groove y onda. Los que los vieron en vivo siempre dicen que eran impresionantes y que hacían bailar hasta a la policía.

Después de la disolución, después del enorme e infravalorado The New Favourites of Brinsley Schwarz, Nick Lowe e Ian Gomn se hacen solistas y Schwarz y el resto se unen a la banda de Graham Parker, otro de los “jóvenes enojados” en la misma vena de Costello o los primeros de Joe Jackson. Historia que dejamos para la próxima o para Wikipedia. Como prefieras.




Chequear también:
Brinsley Schwarz - Despite It All
Dave Edmunds - Rockpile
Rockpile - Seconds of Pleasure


martes, 12 de noviembre de 2013

The Replacements - Alex Chilton


Nunca me pude relacionar con los discos del sello Twin-Tone, los primeros, antes de firmar para Sire. Para los fans de la primera hora ahi está la papa, pero supongo que te afectaban fuerte si tenías veinte y los escuchabas apenas salían. No fue mi caso.

Conocí esta canción gracias a un amigo yanqui que por suerte aún conservo y al mismo tiempo que estaba descubriendo a Big Star (ese inmenso tercer disco, sobre todo) así que junto con este tema también me enteraba quién era el tal Alex Chilton.

Pero podés no tener la menor idea de nada y pasarla bomba igual porque el tema es impresionante, tres minutos de punk-pop perfecto, la forma en que lo canta Westerberg, aparentemente sin ironía, a puro corazón, el sonido grande, bien grabado. Tiene un solo de guitarra de esos que te dan ganas de mostrarlo y decir "es así ves, es así como se hace un solo". Y tiene el puente, de esos en que el otro Paul demostraba que es un compositor inteligente, metiendo truquitos y acordes infrecuentes, ahi dice "nunca viajo demasiado lejos sin un poco de Big Star.







Encontrala originalmente en:
El primer disco en un sello "grande" porque Let It Be, el anterior y primer gran clásico, había salido por Twin Tone.
Pleased to Meet Me (1987)





viernes, 8 de noviembre de 2013

lunes, 4 de noviembre de 2013

Video de la Semana: Sharon Van Etten y J Mascis - Prisoners



Sharon Van Etten y J Mascis de Dinosaur Jr unen fuerzas para este tema de John Denver. Está en un disco tributo que acaba de salir que se llama The Music Is You: A Tribute to John Denver.



viernes, 1 de noviembre de 2013

Mikal Cronin - MCII


Cuando todavía no pasaron cuarenta segundos de “Weight” ya es muy fácil darse cuenta que estamos frente a algo especial. El primer tema de MCII, antes de llegar al estribillo ya desparramó al menos dos ganchos inteligentísimos directo al mentón, estás atrapado, se te pegó para siempre. ¡Encima después viene el estribillo y es tremendo! Después, el break instrumental, es un solo de guitarra española, muy lindo, muy bien tocado, voces en armonía, distorsión en el nivel justo… es perfecto.

Aparece alguien del que ciertos medios hablan y elogian y resulta que ese alguien merece la catarata de elogios que se le prodigan y uno no puede menos que ponerse contento, te dan ganas de seguir creyendo, de que el mundo puede ser un poco mejor gracias a la música, al rock ‘n’ roll. Mikal Cronin es amigo de Ty Segall, el niño mimado del momento de la escena de rock alternativo yanqui, de hecho se han ido de gira juntos y Cronin toca en varios de los millones de discos que saca Segall, que es tan prolífico que en el 2012 sacó… ¡tres!

MCII, como su nombre bien lo indica es el segundo disco de estudio, el continuador en todo sentido del homónimo del 2011, en donde este pibe ya había puesto las cartas sobre la mesa y demostrado con creces que lo suyo iba en serio. Este disco suena un poco mejor, tiene mejores canciones y ha depurado su estilo hasta alcanzar una síntesis que, sin ser del todo novedosa, suena fresca y actual, sobre todo porque no son muchos hoy en día los que pisan fuerte en este terreno, el de las canciones power-pop perfectas.

“Peace of Mind” podría haber sido cualquiera de las grandes canciones de Soundtrack of Our Lives, con esos aires épicos, celestiales, con un puente que demuestra que Cronin la tiene clara (estudió música en la universidad) pero por suerte nunca intenta lucirse y todas las ideas que tiene van en pos de hacer una canción completamente redonda. Firme candidato a tema del año. Son apenas diez temas en MCII, igual que en el disco anterior, se ve que Cronin también sabe que nuestro attention span actual es más o menos equivalente al de un gusano de jardín y en poco más de media hora dijo todo lo que tenía que decir, puso en descubierto sus dudas existenciales (por lo visto tiene unas cuantas), sus miedos y sus certezas, que son pocas pero es casi imposible no compartirlas, no coincidir.

Apostamos que este disco va a aparecer en unas cuantas de esas listas de “Discos del Año”, su calidad es tan evidente como indiscutible. En este caso será merecido, sin duda alguna.




Chequear también:
Emitt Rhodes - Mirror
The Fountains of Wayne - Utopia Parkway
Ty Segall Band - Slaughterhouse


miércoles, 30 de octubre de 2013

Programa Especial nro. 19 en Fuera de la Nada



Seguimos el festejo en Fuera de la Nada con el segundo especial -al hilo- dedicado a Neil Young (con y sin Crazy Horse).

Esta vez vamos a empezar por la extraña década del 80, cuando fué demandado por Geffen por hacer "discos no representativos", pasando por el inmenso Ragged Glory e incluso llegando al último disco hasta la fecha, el monumental Psychedelic Pill.

Escuchalo en radiopura.com









jueves, 24 de octubre de 2013

The Seeds - Future


The Seeds. La sola mención de ese nombre hace que corra un escalofrío en la espalda de los acérrimos fanáticos del garage-punk más depurado. Nombralos ante cualquier fanático de los 13th Floor Elevators, Standells o Chocolate Watchband y vas a tener tema de charla para un buen rato. La historia es breve pero merece un repaso corto; se formaron en California a mediados de los sesenta, tenían un cantante fanático de Jagger, con el suficiente carisma, tuvieron hits menores, hicieron un puñado de LPs hoy buscadísimos y desaparecieron tan rápido como surgieron. Después vino el doble Nuggets que armó Lenny Kaye y el resto lo sabemos más o menos todos.

Algo que quizás no es tan vox pupuli es que el tercer álbum de la banda, Future, aparecido en el ’67, año de oro si los hubo, es algo así como el intento por hacer un gran disco, de esos que trascendían las barreras del pop y pasaban a formar parte de la “alta cultura” o como se le quiera llamar. No lo lograron, nunca lo iban a lograr, los Seeds eran demasiado limitados para hacer un Tommy o un Pet Sounds. Ahí, precisamente, radica el encanto de Future. En todo lo que no consigue, en lo que no logra. Lo único que tiene en común con esos discos con grandes pretensiones es un poco más de presupuesto a la hora de la grabación, una instrumentación (y arreglos) un poco más elaborados que en los discos anteriores y ahí terminan las similitudes y las esperanzas de cambiar el mundo a través de las flores de los Seeds.

En “Out of the Question” se explica todo esto perfectamente, es otra vez el ritmo, el arreglo y la actitud de “Pushin’ Too Hard” sólo que con un poco más de maquillaje. La misma voz monocromática de Sky Saxon cantando más o menos las mismas notas, eso sí, hay un arreglo de violines que queda bien, que aporta, que suma. Algo muy parecido pasa con “Flower Lady and Her Assistant”; es casi lo mismo que “Mr. Farmer” (otro de los clásicos de la primer etapa) pero un poco mejor, pierde en agresión y en punkitud pero gana en clima, te transporta inmediatamente al Haight-Ashbury, con esos arreglos medio orientales entre divertidos y siniestros. ¡Hasta hay un oboe!

Es curioso ver como una banda puede hacer tanto con una paleta de recursos tan reducida, como se sobreponen a las limitaciones técnicas con inventiva, con ganas y con onda. ¡Rock ‘n’ roll! Nada más y nada menos. También sirve como recordatorio de una época de transición para el rock, aquellos que podían ponerse “serios” y complicados pudieron seguir adelante, otros optaron por volver a las raíces, a las fuentes, con resultados dispares. En menos de un año estaban grabando un disco de blues que pasó sin pena ni gloria pero en Future le dieron una ínfima vuelta de cuerda a su sonido y salieron mejor parados que nunca. El futuro nunca fue tan sencillo.





Chequear también:
The Seeds - A Web of Sound
The Chocolate Watchband - No Way Out
The Creeps - Enjoy the Creeps

domingo, 20 de octubre de 2013

Programa Especial nro. 18 en Fuera de la Nada



Cumplimos 100 programa y lo festejamos como se merece. Homenajeando a un gigante de la música popular. Neil Young. Habrá música en vivo y repasaremos sus grandes discos y canciones.

El especial se dividirá en dos viernes, el primero, 25 de Octubre abarcará desde sus pasos iniciáticos con Buffalo Springfield hasta el disco en vivo que puso el broche de oro a una década brillante, Live Rust.

Escuchalo en radiopura.com









jueves, 17 de octubre de 2013

Video de la Semana: Grant-Lee Phillips y Little Moon



Algo así como un video promocional de Little Moon ('08) de Grant-Lee Phillips, tocando pedacitos de algunas de las canciones del disco y hablando un poco de como se hizo.



lunes, 14 de octubre de 2013

Lucifer's Friend - idem


A estos discos uno los termina adorando, por varios motivos. Los “descubrimos” gracias a un amigo informado, a un blog misterioso o de cualquier otra de las maneras “nobles”, no viene endosado por ninguna revista cheta ni lo están comentando en la TV. De alguna extraña manera, cuando la forma de llegada es alguna de esas, las barreras del prejuicio, a esta altura del tamaño de un rascacielos, se bajan de manera considerable y termina siendo “nuestro”.

Lucifer’s Friend es uno de esos grupos que en su momento no cosechó demasiados frutos por su trabajo pero que ahora, en tiempos de revival de casi todo lo que tenga más de treinta o cuarenta años, está teniendo una segunda oportunidad, uno hasta se pregunta que pensaran los protagonistas (si es que viven) al ver su pequeño disco, cambiar de dueño por una suma entre irrisoria y ridícula. Estos muchachos, alemanes ellos, con un cantante de origen inglés, realmente no inventaron nada nuevo pero se puede decir que sí estaban en el momento justo a la par de todos los que estaban siendo pioneros del género. El hard-rock con toques progresivos que daría muchas satisfacciones a Uriah Heep o Deep Purple un par de años después y que degeneraría en todo lo que tan hábilmente parodió Spinal Tap unos pocos años después.

Pero hay un detalle que no debe pasarse por alto, este disco es de 1970 y hay que hacer un ejercicio de memoria para encontrar grupos sonando tan pesados, tan maléficos y tan… volumen once en este año. Black Sabbath dando los primeros pasos, Purple sin saber del todo qué hacer, Led Zeppelin más cerca del blues que otra cosa. Pero Lucifer’s Friend y su primer disco homónimo ya tenían todo el asunto completamente cerrado, empaquetado y listo para ser exportado. Los laureles se los llevarían otros, lamentablemente.

Escucha el cambio de clima en “Keep Goin’” para entender este argumento; están todas las virtudes del género y también todo lo que en un par de años se convertirían en lugares comunes detestables, la cosa se pone siniestra y los músicos saben bien lo que están haciendo, el cantante va de un susurro al grito espeluznante y agudísimo, todo explota en un tremendo solo de guitarra… Lo escuchamos un millón de veces pero -otra vez- esto es 1970, está hecho antes y muy bien. Irreprochable.
Si querés saber de dónde viene todo esto del rock pesado y ya te hartaste de buscarle el sentido a los mismos discos de siempre, con Lucifer’s Friend la vas a pasar bien. Es un muy buen disco, muy bien interpretado, bien compuesto y tiene huevos. ¿Algo más?




Chequear también:

Atomic Rooster - Death Walks Behind You
Lucifer's Friend - Where the Goupies Killed the Blues
Cactus - One Way... Or Another


jueves, 10 de octubre de 2013

Steve Wynn & the Miracle 3 - Amphetamine


Canciones para la ruta, volumen 1, tema nro. 1. Otra demostración cabal de que el buen y viejo rock 'n' roll no necesita de innovaciones y vueltas de tuerca para seguir funcionando como siempre lo hizo; cuatro o cinco acordes bien combinados, mucha energía, una letra medio controvertida y onda, muchísima onda.

A Steve Wynn lo conocí hace no mucho tiempo de la mano de su primer banda, The Dream Syndicate, en donde el tipo tenía unos escasos veinte años y estaba haciendo discos como The Days of Wine and Roses o Out of the Grey. Fueron sólo cuatro discos y siempre lo siguen comparando con su vieja banda, a pesar de que tiene más de veinte discos solistas hoy en día.

Acá tardan más de un minuto en empezar a cantar, todo parece pensado para agarrar velocidad y ver las luces pasar al costado bien rápido, solos descontrolados, epilépticos, coros, velocidad, velocidad y más velocidad.





Encontrala originalmente en:
Además de la original hay una impresionante versión en vivo que puede verse en YouTube acá. Pero la original está en su décimo-no-se-cuanto disco solista.
Static Transmission (2003)





viernes, 4 de octubre de 2013

5 Canciones 5: el sello Repertoire

Hay sellos que son una delicia para el melómano, es el caso de Repertoire, que hace unos años vienen reeditando joyas perdidas, tesoros eternos y algún que otro super-clásico. Las ediciones están muy cuidadas; tapas con una hermosa calidad de papel, llenas de fotos y anotaciones a la altura de las circunstancias. A continuación una muy breve y modesta selección de algunas joyas del catálogo.

Celeste
Scott McKenzie
El recientemente fallecido McKenzie tuvo un hit enorme en plena época de hippismo, flores y pachuli; "San Francisco (Be Sure to Wear Flowers in Your Hair)". Pero como para demostrar que el tipo estaba con los radares atentos, se manda un cover de una de las canciones más hermosas que escribió un capo en el arte -justamente- de las canciones hermosas. Nada menos que "Celeste", original de Sunshine Superman de Donovan, con un arreglo bastante respetuoso pero con una voz distinta, interesante.
Aparece originalmente en: The Voice of Scott McKenzie (1967)


Can't Find Love
The Easybeats
Los Beatles de las antípodas habían cambiado bastante para la altura de Friends. El dato curioso-histórico es que los guitarristas Harry Vanda y George Young (hermano de Angus y Malcolm) terminarían siendo fundamentales para el mega-estrellato de AC/DC, unos años más tarde. Acá son una especie de Stones / Humble Pie / Traffic, pero en este tema en particular se mandan una base medio funky para mover el piecito al compás. Gran acierto de Repertoire en reeditar esta joyita.
Aparece originalmente en: Friends (1969)


The People In Me
The Music Machine
Eternos héroes de millones de rockers de garage, los Music Machine de Sean Bonniwell se vestían de negro y posaban muy serios para las fotos, logrando una imagen enigmática y agresiva (para la época al menos). Otra demostración de que no hace falta ser un gran músico para tener una banda legendaria. Una línea de bajo sinuosa y una guitarra tejiendo arabescos para darle soporte a la voz de Bonniwell, bastante parecida a la de Arthur Lee, de Love. Temazo por donde se lo mire.
Aparece originalmente en: Talk Talk (1966)


It Ain't Easy
Dave Edmunds
Sí, el mismo que hacía Bowie en The Rise and Fall of Ziggy Stardust... Pero el original es del cantautor de culto Ron Davies, aunque el Duque Blanco tomó su versión del hit de Long John Baldry. De todas maneras acá estaba definido el sonido de Dave Edmunds practicamente para el resto de su carrera, un rock simple y efectivo con fuertes raíces en los 50's. ¿Algo así como el primer retro-rocker? Puede ser.
Aparece originalmente en: Rockpile (1972)


Victim of Changes
Judas Priest
Esta fantasía épica y delirante daba el puntapié inicial del segundo LP de Judas Priest y acá es cuando las cosas se empiezan a acomodar para los británicos, después de un debut relativamente olvidable. Uno puede desear no haber entendido la letra o no tener la menor idea de lo que está diciendo pero Judas es así, un placer culposo que no se puede dejar pasar, la música es tan espectacular como cuestionable, tan enérgica y adrenalínica como... Spinal Tap, digamos. Lo tomas o lo dejas.
Aparece originalmente en: Sad Wings of Destiny (1973)




martes, 1 de octubre de 2013

Video de la Semana: The Faces - Stay With Me



Acojonante versión en vivo de cuando Rod era Rod. Rock 'n' roll!!!! (vieja)

Gentileza Esther



sábado, 21 de septiembre de 2013

Arctic Monkeys - AM


Los Arctic Monkeys deben ser la banda más fácil de odiar de todas. No hace falta decir que a los que escuchamos muchos discos y estamos hasta el cuello en este asunto nos encanta odiar bandas. Y la verdad es que hay muchos motivos; todo el mundo sabe lo que cuesta empezar, arrancar, que te presten atención, que te pasen en las radios y etc. Estos pibitos estaban por todos lados y eran anunciados como La Gran Cosa Nueva cuando… ¡ni siquiera habían sacado un disco! Fueron una de las primeras bandas en sacar partido del boom de Internet y Youtube en particular. Otros también los odian porque los escuchan las chicas, o sus hermanas menores, un argumento tan válido y roquero como cuando cierta gente les gritaba “putos” a los hippies por llevar el pelo largo.

Casi está de más decir que muchos de esos odiadores profesionales ni siquiera se tomaron el trabajo de escucharlos.

Una lástima porque son buenos, tocan bárbaro, cambian mucho de un disco al otro, tienen un cantante con personalidad y muchísima onda y encima son una de esas bandas que funcionan como termómetro de nuestros días, como cronistas de lo que pasa por la cabeza de la generación que representan, sin caer en las simplificaciones o en el bajón post-Valium que caracteriza a una gran parte de la música moderna/actual.

Después de haber hecho punk hiperquinético, canciones pop perfectas, rock pesadito medio a lo bestia (no muy creíble, digámoslo) de la mano del amigo Josh Homme, el capo de Queens of the Stone Age ahora viene el turno del disco bailable de los Arctic Monkeys, como se podría caratular al flamante AM. No es tan así, como era de esperarse.
Se puede decir que la pieza central del disco es “No. 1 Party Anthem”, que no tiene nada que ver con lo que su título sugiere, sino más bien lo contrario, es Alex Turner mirando a la pista vacía, dejando que la mente vaya a parar a lugares melancólicos y un poco tenebrosos. En medio de una melodía beatlesca, más bien al estilo Harrison, más de uno se arrancaría varios pelos por sacar de la galera una canción como esta. También hay mucho groove y rastros evidentes de funk pero está muy lejos de la música idiotizante que parece ser la consigna o lo que se entiende como “música para bailar” en la mayoría de los lugares destinados para tal fin. Si vamos a bailar y va a sonar “Why’d You Only Call Me When You’re High?” será más que bienvenido pero es difícil que se convierta en un hit masivo a menos que lo enchastre algún DJ berreta de esos que tanto abundan.

Hay falsettos, ritmos pegadizos, estribillos con gancho y mucha producción pero AM está muy lejos de ser un disco pasatista, bolichero o como quieran llamarle. Sí es nocturno a más no poder, sexual, atractivo y sugerente. Rock ‘n’ roll, digamos.





Chequear también:
T. Rex - Futuristic Dragon
Arctic Monkeys - Favourite Worst Nightmare
The Last Shadow Puppets - The Age of Understatement

martes, 17 de septiembre de 2013

Programa Especial nro. 17 en Fuera de la Nada



"Hoy hace veinte años que el Sargento Pimienta le enseñó a tocar a la banda" cantaban los de Liverpool hace casi cincuenta años.

Vamos a parar a una época de grunge, brit-pop y guitarras, muchas guitarras, recordando los discos clave de ese año, los "tapados" y los que todos conocemos.


Escuchalo en radiopura.com









domingo, 15 de septiembre de 2013

Fountains of Wayne - Radiation Vibe


Por alguna razón este tipo de música nunca termina de "pegar" en nuestro país. Quizás porque se valora mucho una autenticidad mal entendida, en donde hay que ser "duro" y callejero. A lo mejor porque acá si no tocás diez mil acordes no existís, idea que muchos músicos (que jamás escribieron una canción) han sabido reproducir.

Los Fountains of Wayne son descaradamente pop, no tienen ningún reparo en sonar acaramelados y saben perfectamente donde meter los ganchos necesarios para que un tema se te pegue para siempre. Son los que hicieron ese tema medio Nuggets para la película de Tom Hanks, Eso que tu haces y el estilo en sus discos viene por ese lado.

Este milagro de tres minutos y fracción es el encargado de abrir el primer LP, con unas estrofas medio raras, parece que va rengo, sin dirección, pero es todo un truco para que el estribillo te explote en la cara. ¿De qué va la letra? Ni la menor idea. No fue el primer disco que tuve de ellos, ese "honor" le va al fantástico Utopia Parkway, de cuando todavía se conseguían cosas usadas a precios medio ridículos, uno de los grandes discos de la década del noventa, pero "Radiation Vibe", con su producción de bajo costo -y perfil- es uno de mis temas favoritos de los neoyorquinos.





Encontrala originalmente en:
Para explicarle a tu amigo medio sordo qué es el power pop de los noventa, que no es lo mismo que el original de fines de los setenta, pero que no tiene nada que envidiarle.
Fountains of Wayne (1996)





jueves, 12 de septiembre de 2013

5 Canciones 5: Velvet Opera, The Groundhogs, OMD, Screaming Trees y Son Volt


Raise the Light
Velvet Opera
Una voz líder de esas que conmueven, un poco al estilo Steve Marriott, con un teclado hammond, son los encargados de introducir esta joya del segundo de Velvet Opera, a la altura (o mejor) de cualquier tema de los Small Faces o de Traffic. Tiene un interludio con un solo de guitarra española bien cortito que es una delicia. El cantante es un verdadero soldado del under británico, Paul Brett, que en breve formaría una de las mejores bandas de culto de aquellos años iniciáticos; Paul Brett's Sage. También en este disco hay una memorable versión de "Eleanor Rigby".
Aparece originalmente en: Ride a Hustler's Dream (1969)


Cherry Red
The Groundhogs
A medio camino entre los Who más pesados, la tonelada de riffs del Led Zeppelin de la era de oro y anticipando en casi veinte años al ataque sónico-guitarrero de Sonic Youth, "Cherry Red" es la bomba con que empezaba el lado "B" de Split, uno de los mejores discos de esta institución liderada por el incansable Tony McPhee. Estribillo cantado en falsetto, en medio de una tormenta de redobles y power chords, cuesta creer que todo este ruido venga de apenas tres instrumentos. Una obra maestra adentro de un disco que merece una segunda chance.
Aparece originalmente en: Split (1971)


Joan of Arc
Orchestral Manoeuvres in the Dark
Si tenés que mostrarle a un amigo de qué va OMD, con este tema tenés una buena manera de aproximarte, por lo menos a la faceta "escritores de hits" del dúo inglés. La voz apasionada de Andy McCluskey y los infinitos colchones de sintetizadores de Paul Humphreys te hacen pedir por favor que llegue ese estribillo, que sabés que va a ser mortal. En el mismo disco, inmediatamente después aparece el mismo tema, con el título algo cambiado, que te sirve para demostrar la otra cara de la banda; más experimental, volada y kraut-rockera.
Aparece originalmente en: Architecture & Morality (1981)


Standing on the Edge
Screaming Trees
Los Screaming Trees mostrando sus influencias más retorcidas y drogonas, la música californiana tóxica de fines de los sesenta, como unos Seeds o The Chocolate Watchband menos amigables, más malvados. Mark Lanegan era un pibito acá pero ya tenía la voz y la personalidad muy bien perfilados. En ningún momento suena a pastiche, esto es apropiación cien por ciento. Está en Clairvoyance, el primer LP de la banda, cuando estaban en el sello SST y es bastante difícil de conseguir. Pero vale la pena, realmente.
Aparece originalmente en: Clairvoyance (1986)


Angel of the Blues
Son Volt
El amigo Jay Farrar sigue porfiando, después de más de veinte años y se sigue calzando un trajecito que no por pesado deja de quedarle cómodo; el de Gram Parsons. En Honky Tonk, el disco que acaba de aparecer, se lo escucha más apegado al country-rock que nunca y en "Angel of the Blues", particularmente, escribe una de esas baladas para llorar a moco tendido, en el bar, acodado a la barra, cuando están por cerrar y la melancolía se vuelve casi insoportable. Gran tema, en serio.
Aparece originalmente en: Honky Tonk (2013)



martes, 10 de septiembre de 2013

Video de la Semana: Neko Case - Night Still Comes



La princesa del alt-country Neko Case tiene disco nuevo. El título es larguísimo; The Worse Things Get, The Harder I Fight, the Harder I Fight, the More I Love You. Sería "mientras peor se ponen las cosas, más duro lucho, mientras más duro lucho, es más lo que te amo".

O algo así...


(Haciendo click acá lo tenés con buena calidad de sonido)




sábado, 7 de septiembre de 2013

Stiff Little Fingers - Go for It


Si no te ponés a bailar o al menos a mover un poco la patita con el cover de Bunny Wailer, el tema con que empieza Go for It, es muy probable que estés necesitando una transfusión de sangre. O que estés leyendo el blog equivocado. Es que la mejor banda punk irlandesa, los liderados por Jake “Garganta con Arena” Burns, eran de los pocos que podían versionar (y tocar) reggae con cierto nivel de decencia, ya lo habían hecho en el primer disco, con una versión enorme de “Johnny Was” de Marley y acá, a la altura del tercer LP, repiten el truco y se nota que mejoraron, que perdieron fuego y rabia adolescente pero que ganaron como músicos, como arregladores y, en el caso de Burns, como compositor de canciones.

Acá hay más variedad, salta a la vista (al oído en realidad)… ¿Qué es el tema que dá título? ¿una especie de batucada punk rocker? Lo que sea que es… funciona y sin problemas. Hay un rockabilly de esos que tan bien les salían a los Clash, se llama “Gate 49” y es otro de los grandes temas de Go for It, corto efectivo, bien tocado y mejor cantado.
Uno de los más emotivos es “Hits and Misses”, con una melodía muy ganchera dice “No estoy hablando de un psycho-killer / Sonny, no se trata de uno de esos / Podrías ser vos, podría ser yo / Es alguien que todos conocemos”, hablando de tipos golpeadores con la altura y delicadeza que el tema requiere. Otro hallazgo. En seguida viene otro de los picos de emotividad del disco, “Kicking Up a Racket”, que sería algo así como “hacer mucho ruido” y cuenta su propia historia, la de un pibito de Belfast creciendo en un ambiente hostil, escuchando la música que sus padres odian, en definitiva; la misma historia de siempre pero en el marco de un temazo para escuchar a todo volumen.

A pesar de que el cover de Bunny Wailer no está tocado en clave reggae, no faltan los ritmos jamaiquinos casi puros en el tercero de los Fingers, está “Silver Lining” y el que quizás sea el más logrado que se llama “The Only One”, con una atmósfera medio oscura y un clima general muy parecido al gran “Guns of Brixton” de los Clash de London Calling. La letra es una descarga de frustración de esas que conmueven, no queda del todo claro de qué habla exactamente pero es un himno al descontento al que no le faltan luces al final del túnel; “te hacen sentir solitario pero sabés que tenés con quien contar”.

En la edición en CD hay dos perlitas que vienen bárbaro para evitar el trabajo arqueológico que habría que tomarse para conseguir el simple con “Back to Front”, otro de esos manifiestos anti-violencia que parecían ser la marca registrada de Stiff Little Fingers. Y al final, a modo de broche de oro, una versión en vivo de “Doesn’t Make It All Right” de los Specials, una banda con la que compartían no pocos postulados ideológicos.





Chequear también:
Stiff Little Fingers - Nobody's Heroes
Stiff Little Fingers - Tinderbox
Stiff Little Fingers - Guitar and Drum


martes, 3 de septiembre de 2013

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...