martes, 26 de abril de 2011

The Common People - Of the People / by the People / for the People from the Common People


El único disco de los californianos The Common People también pertenece a ese selecto grupo de trabajos que han ganado aprecio y reconocimiento con el paso de los años y han sido ayudados por el boca a boca y por un fenómeno tan extraño como indiscutible; internet.
Como muchos discos que pueden inscribirse dentro de este inmenso grupo, que crece increíblemente, el disco de The Common People está lejos de ser un disco perfecto, de acercarse siquiera a un Forever Changes o a un Odyssey and Oracle. Pero en sus fallas reside un parte importante de su atractivo; es gente que no tenía miedo a experimentar, conscientes o no de sus limitaciones (muchas veces insalvables), temerarios trabajando en una era en donde se le entregaban grabaciones extrañísimas a los ejecutivos de las discográficas, en aquel entonces en su mayoría señores entrados en años y vestidos de riguroso sport. ¿Lo mejor de todo? Estos señores escucharían el acetato, con caras incrédulas y sí, finalmente decidían seguir adelante y lanzar el proyecto al mercado. A la vuelta de la esquina había un cambio enorme, pero The Common People, durante su brevísimo período de existencia se benefició de esta situación.

También se beneficiaron notoriamente de la ayuda de un gurú musical: David Axelrod. Productor, arreglador y compositor, trabajó en una innumerable cantidad de discos aportando buen gusto, excentricidad, sapiencia y, sobre todo, ideas, muchas ideas. Lamentablemente la participación de Axelrod en Of the People, By the People, For the People se limita a los primeros tres temas. Según la leyenda (porque a esta altura ya se puede hablar de leyenda), la mujer del productor tuvo un accidente que truncó inmediatamente su participación, aunque lo más probable es que las cuestiones presupuestarias hayan sido el terrenal motivo de la renuncia. Es así como Of the People... se divide claramente en dos partes; esos tres primeros temas, solemnes, majestuosos, hiper-arreglados, con la participación de músicos que habían trabajado con Love, en Lumpy Gravy de Zappa y en el mismísimo Pet Sounds. Pero cuidado, que los temas “no orquestados” no están nada mal. Es cierto, sí, se hubieran beneficiado notoriamente con el tratamiento dado a "I've Been Alone" o "Those Who Love" pero así y todo no dejan de ser dignísimos exponentes del garage rock californiano de fines de los 60's y todos los sub-géneros que caían dentro de esa gran bolsa. "Go Every Way" es raro, un proto punk aullado con todas las agallas y la personalidad de su cantante, compositor y guitarrista, Denny Robinett, con un gabinete de guitarra fuzz típico y un piano que salta por todos lados. ¿La batería? Bien, gracias, apenas un bombo en corcheas. Quién sabe si esto fue una decisión de producción pero termina dándole un toque de originalidad. También está la imponderable “novelty song”, como "All Together Now" de Yellow Submarine o todo el primer disco de la Bonzo Dog Band, en este caso es "They Didn't Even Go to the Funeral" y es… bueno, simplemente es. "Land of a Day", con su inteligente manejo de los acordes menores podría estar tranquilamente en los primeros discos de Neil Young y el teclado macabro de fondo es sin duda un plus, así como los bronces del último tema, "This Life She Is Mine", podrían formar parte del repertorio de un hipotético James Brown lisérgico y fuera de control.

Ninguno de los Common People ha dado señales de vida y es muy poco lo que se sabe de las actividades de sus miembros luego de la separación de la banda, cosa que sucedió (si, adivinaron) inmediatamente después del rotundo fracaso comercial de Of the People…
Como siempre, el tiempo pasa, llegan los revival, los ciclos se repiten y acá estamos, ante otra banda que merecía más; The Common People.





Chequear también:

St. John Green - St. John Green
David Axelrod - Song of Innocence
The Fallen Angels - It's a Long Way Down


domingo, 24 de abril de 2011

Disco del Mes - Kaleidoscope [UK] - White Faced Lady

Kaleidoscope [UK]
White Faced Lady
Fecha de grabación: 1969
Fecha de lanzamiento: 2001









Pilot / Repertoire

martes, 19 de abril de 2011

jueves, 14 de abril de 2011

The Rolling Stones - Metamorphosis


Suponiendo que nadie que lee estas líneas dice “lo' Rolin” cuando se refiere a la banda de rock and roll más grande de todos los tiempos, podemos empezar este comentario sin demasiados prolegómenos. Bajo esa misma presunción asumimos que nuestros posibles lectores, saben que los Stones tienen al menos diez discos indispensables y que todos saben más o menos cuales son.
Pero quizás a alguien todavía se le escape Metamorphosis, aparecido originalmente en 1975 pero con temas grabados en la década anterior. En un principio y, dado el caracter de archivador de Bill Wyman, se le encargó al bajista el trabajo de armar la lista. El bueno de Bill armó un triple que se iba a llamar The Black Box, que por diferencias con el inefable Allen Klein, dueño de los derechos de todo la época ABKCO, jamás apareció.

Lo que sí salió son canciones de la dupla Jagger/Richards grababas en forma de demo, utilizando músicos de sesión en la mayoría de los casos, para entregar a otros artistas (muchos en el sello Inmediate de Andrew Loog Oldham) y así engrosar aún más las ya henchidas arcas de sus dos compositores principales. Como sea, en los sesenta, la pluma de los ya mencionados estaba tan afilada que incluso estos temas, que podrían entrar comodamente en la categoría “descartes”, tenían ese brillo tan particular, ese sello característico y más de un grupo se hubiera agarrado de los pelos por una canción como "We're Wasting Time".

Para empezar, un verdadero clásico; "Out of Time", con la que Chris Farlowe tuvo un gran éxito a mediados de la década, pero con algunas salvedades; con arreglos para orquesta y la voz de Jagger no es la misma de la versión definitiva, la de Aftermath. Tampoco "Heart of Stone" es igual a la versión del disco simple, con un lap steel que la da un tufillo country. En manos de cualquier otro grupo, salvo los dos o tres que todos sabemos cuáles son, canciones como "Some Things Just Stick in Your Mind" o "Sleepy City" hubieran sido sólo buenas canciones, pero claro, estamos hablando de los Stones de la época dorada, por ende, cualquier cancioncilla cantada por el Jagger todavía hambriento de gloria se elevaba por encima del resto inmediatamente. Mención aparte para "I'd Much Rather Be with the Boys", que fuera desetimada por sus obvias connotaciones homo-eróticas (el título sería algo así como “Prefiero estar con los muchachos”), una gran canción, no muy lejos de cualquier tema de los grupos de chicas que grababa Spector, como las Shirelles o The Crystals. "If You Let Me" tranquilamente podría haber aparecido adentro de ese disco fantástico e infravalorado que es Between the Buttons, otro de la gran “Cosecha ‘67” y "Don't Lie to Me" no tiene nada que envidiarle a aquellas sudorosas versiones de Chuck Berry de la primer etapa como "Carol" o "Sweet Little Sixteen".

A medida que el disco avanza los temas son más nuevos y se va notando en el cambio de sonido y en Metamorphosis hay temas que llegan a las sesiones de grabación de otro disco fundamental, el grandísimo Let It Bleed, de ahí provienen por ejemplo "Jiving Sister Funny" o la muy buena versión de "I Don't Know Why" de Stevie Wonder, en donde el pop psicodélico de las Majestades Satánicas va dando paso al rock sucio patentado por el que hoy en día todo el mundo conoce a los Stones. Hay incluso una joyita de aquella película de culto en la que actuó Jagger como protagonista, Performance, se trata de "Memo from Turner" y esta es la versión original con los Stones y no la que apareció a principios de los 70's con el cantante acompañado por otros músicos.

Metamorphosis
no es el disco aconsejado para quienes recién empiezan a hacerse amigos de los Stones. Todo lo contrario, es mejor acercarse una vez que los clásicos ya han pasado por el garguero pero es otra muestra cabal del inmenso poderío que sacaban a relucir a nivel escritores de canciones, en una época en que el piloto automático todavía no se utilizaba con tanta frecuencia.





Chequear tambien:

The Rolling Stones - Singles Collection: The London Years
The Rolling Stones - More Hot Rocks (Big Hits and Fazed Cookies)
Varios artistas - Jagger-Richards Songbook



sábado, 9 de abril de 2011

5 Canciones 5: The Seeds, The Adicts, The Dentists, Mark Kozelek y Magnolia


Gypsy Plays His Drums
The Seeds

Raw & Alive
de los Seeds es de esos discos en vivo en donde los gritos de las chicas tienen casi la misma intensidad que los instrumentos
, algo que puede molestar a más de uno. Pero tiene joyas, varias. De hecho esta maravilla oscura no aparece en ninguno de los cuatro discos de estudio de la banda liderada por Sky Saxon. Un riff de guitarra malvado, con una escala oriental y el tecladito que sonaría en el castillo de Drácula (un Drácula de dibujos animados, claro está) son el soporte para un Saxon más desquiciado que nunca. Genial.

Apare
ce originalmente en: Raw & Alive: The Seeds in Concert at Merlin's Music Box (1967)

She's
a Rocker
The A
dicts
El disco que ostenta las mejores canciones
de la carrera de los Adicts estuvo a punto de no ver la luz, editado originalmente por un sello alemán independiente. Es cierto, la producción es muy de la época, pero cuando los temas son tan buenos, no hay manera de arruinarlos. "She's a Rocker" es simplemente brillante, la chica roquera que muere por una línea de bajo y por saltar como poseída en un recital. Gran estribillo, buenos arreglos de guitarra, excelencia generalizada.

Aparece
originalmente en: Fifth Overture (1987)

We Thought We'd Got to Heaven
The Dentists

Los Dentists son esos desafortunados que llegaron muy tarde para pertenecer a la llamada "C86" de los Smiths, Wedding Present, etc. y muy pronto para el inminente estallido del brit-pop. Powdered Lobster... recopila una serie de simples temáticos que tenían poemas en su cara B. En "We Thought We'd Got to Heaven", además de ser un gran título, se luce la voz de Mick Murphy con otro estribillo infalible.

Aparece origin
almente en: Powdered Lobster Fiasco (1993)

Up
to My Neck
Mark K
ozelek
¿Un disco de versiones del AC/DC de la primera hora, el mejor, el de Bon Scott? ¿Con guitarra acústica, voz y no mucho más? Sí, increíblemente funciona y perfectamente. Kozelek, el ex-líder de los Red House Painters es un maestro en el arte de apropiarse de canciones ajenas y esta no es la excepción. De repente, estas canciones sobre emborracharse y tratar a las mujeres como cavernícolas, se convierte en un compendio de sensibilidad y musicalidad al estilo Nick Drake. Valium-rock sin fisuras.

Aparece or
iginalmente en: What's Next to the Moon (2001)

Emp
ty
Magnolia

Dan Kaplan es el líder de este grupo de Boston compuesto por siete músicos. ¿La música? Un rock lánguido que es hipnótico y triste, pero puede explotar en cualquier momento, sin que esa sensación se haga demasiado evidente. En "Empty" dejan que la influencia folkie aflore un poco más que en los otros dos temas de este EP debut, con la melancolía a flor de piel. Puede descargarse en forma gratuita en el sitio oficial de la banda.

Aparece originalmente en: Magnolia [EP] (2011)




jueves, 7 de abril de 2011

Video de la Semana: The Wildhearts - I Wanna Go Where the People Go


Uno de los videos del alucinante P.H.U.Q. Se ve medio mal pero se escucha diez puntos.

viernes, 1 de abril de 2011

Robyn Hitchcock - Black Snake Diamond Role


Una pizca de Captain Beefheart, un buen puñado de John Lennon, agregamos una importante cuota de Dylan, Syd Barrett a gusto y para el toque final, sazonamos con un poco de folk inglés en la onda de Steeleye Span, Fairport Convention y Lindisfarne. ¿El resultado? Nada más y nada menos que el último de los grandes excéntricos ingleses; Robyn Hitchcock. Con su eterna fascinación por los insectos, el sexo, los juegos de palabras, la comida y los Monty Python, ha sabido construir una personalidad propia, completamente original y sin dejar de ser un músico, dentro de todo, bastante accesible.

Black Snake Diamond Role
es su debut como solista, después del breve -e importantísimo- paso por los Soft Boys, uno de los grupos de culto más desubicados con respecto a sus congéneres, pero que resultaron muy influyentes y reconocidos, sobre todo por colegas (Peter Buck de R.E.M. es un fanático confeso de Underwater Moonlight).

¿Qué diferencia hay entre Black Snake… y A Can of Bees o Inivisible Hits? No mucho en realidad, estaba clarísimo quien era el cerebro en los Soft Boys y esto es una continuación. Sí, es verdad, las canciones son un poco más convencionales, eso no se puede negar. Y la producción mejora, es más profesional, más “pop” si se quiere ("The Man Who Invented Himself" es un claro ejemplo). Quizás el nivel de experimentación es menor, pero sale beneficiado claramente en frescura, en el nivel de las composiciones, la manera de cantar y ni hablar en la pericia a la hora de manejar los instrumentos. Todos los Soft Boys están presentes en Black Snake… y la verdad es que están mejor que nunca. Escuchar sino "Brenda's Iron Sledge", todo un clásico de aquellos años iniciáticos; las guitarras van y vienen, a los saltos, hay riffs habilidosos y Hitchcock se luce con matices vocales que no había mostrado antes. También acá aparece "Do Policeman Sing?", una clara muestra de su sentido del humor irónico y corrosivo. ¿La música? Bueno, es genial. Cuando una canción pop normalmente tiene tres o cuatro ideas musicales, acá hay por lo menos seis o siete, las estrofas son extrañas, hay al menos tres puentes o secciones que no se repiten, arabescos de guitarra, etc. Un lujo. En "Meat" hay salvajismo post punk, desenfreno, velocidad y, antes del estribillo, esos arpegios que son ganchos directos al mentón de la memoria, junto con esos coritos bien agudos. Otro gran tema.
También está "Acid Bird", otra fija para las presentaciones en vivo, con un saludo agitado con las dos manos a los Byrds mas folkies de la primer etapa, los de la formación original, una banda que Hitchcock se ha encargado de elogiar en varias entrevistas. Esta vez es más que evidente.

Como todo gran disco, están esos temas que no se hicieron clásicos y que no se tocaban en los conciertos pero que son brillantes. Es el caso de "Out of the Picture"; empieza con un ritmo hipnótico, extraño, casi reggae, antes del estribillo aparecen unas guitarras corrosivas que llevan a un estribillo que es un himno, de esos que no se olvidan fácilmente. Por si fuera poco, el puente y la parte que correspondería al solo parecen venidas de otro planeta, originalidad a más no poder.
Hitchcock nunca dejó de ser más que un héroe de culto, jamás fue (ni será) masivo y es difícil imaginar que a esta altura le interese. Lo intentó en un momento, con discos muy pulidos y prolijitos como Respect o Perspex Island (ambos tremendamente infravalorados) pero… era Robyn Hitchcock, por más “apto todo público” que quiera ser, nunca podrá evitar que aflore su costado retorcido. Más meritorio todavía es que, hoy en día, sigue sacando discos tan idiosincráticos e interesantes como los que siempre hizo. Un genio.





Chequear también:

The Soft Boys - Give It to the Soft Boys [EP]
Captain Sensible - Women and Captains First
Robyn Hitchcock & the Venus 3 - Olé! Tarantula


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...