martes, 30 de marzo de 2010

5 Canciones 5: Creedence, Eclection, Stone Circus, The Posies, The Pines


Walk On the Water
Creedence Clearwater Revival

En todos los discos de CCR hay “tapados” geniales: esos temas que no aparecen en las compilaciones, que no suenan todo el tiempo en la radio y que no tocaban en vivo. Pero como Creedence es una banda buenísima, sus album tracks suelen deparar sorpresas. En "Walk On Water" se luce Stu Cook, uno de los bateristas más injustamente ignorados.

Aparece originalmente en: Creedence Clearwater Revival (1968)

Ver / oir en YouTube


Nevertheless
Eclection

A pesar de tener un sonido más bien californiano, los Eclection son ingleses, con todo lo que eso implica. "Nevertheless" es uno de esos temas que merecían la gloria; un estribillo perfecto, una combinación de acordes interesante y unas voces angelicales perfectas. El fracaso casi total del único disco de estudio que pudieron concretar hizo que la banda se disolviera casi inmediatamente. Otra injusticia histórica.


Aparece originalmente en: Eclection (1968)


Ver / oir en YouTube


Camino Real
Stone Circus

El único trabajo de estudio de Stone Circus es un compendio perfecto de psicodelia sixtie; unos más otros menos pero todo el amplio espectro habitual (sonoro y lírico) de aquella época se encuentra representado. "Camino Real" es más bien macabra, sin llegar a ser del todo ominosa. La interpretación de la banda habla claramente de la musicalidad de sus integrantes.


Aparece originalmente en: Stone Circus (1969)


Ver / oir en YouTube


Coming Right Along
The Posies

Al final de Frosting On the Beater, uno de los grandes discos de estudio de la banda de Jon Auer y Ken Stringfellow, aparece este momento de instrospección más bien depresivo. A la manera de Third/Sister Lovers de Big Star pero revisitado y adaptado a los 90's.


Aparece originalmente en: Frosting On the Beater (1993)


Ver / oir en YouTube


Heart & Bones
The Pines

El folk de cámara de The Pines alcanza su apogeo en "Heart & Bones", segunda canción de su segundo trabajo de estudio, el muy equilibrado Tremolo. Otro ejemplo del buen empleo de influencias en pro de un sonido propio y particular, jamás las raíces del dúo están por encima del sonido general.


Aparece originalmente en: Tremolo (2009)


Ver / oir en YouTube




jueves, 25 de marzo de 2010

Johnny Cash - American III: Solitary Man


La historia de Johnny Cash es una de esas que van a quedar marcadas a fuego. Una de las más significativas y peculiares del siglo XX. Empezó en la década del 50, y junto a Elvis, Carl Perkins, Orbison, etc, fueron los que escribieron las primeras páginas de esta saga grabando para el mítico sello Sun de Sam Phillips, en Memphis. Ellos fueron quienes, a modo de cruzada evangelizadora, atravesaron los Estados Unidos, tocando en las condiciones precarias de aquel entonces, desatando algún que otro escándalo pero plantando la semilla inicial que ya no dejaría de dar frutos.

A diferencia de sus congéneres, Johnny Cash mantuvo su prestigio prácticamente intacto en la década siguiente, con algunos vaivenes es cierto, pero coronando aquellos años turbulentos con los memorables recitales en las cárceles de San Quentin y Folsom que le reportaron un verdadero suceso de críticas y ventas millonarias. Pero durante las dos décadas siguientes, si bien mantuvo un público fiel, era visto como un artista de “oldies”, alternando un disco decente con varios mediocres y contentándose con recrear sus hits de antaño en sus conciertos.

La resurrección llegaría a mediados de los 90's y gran parte del crédito pertenece a Rick Rubin. Productor de varias bandas de metal, hip-hop y rap y dueño de su propio sello discógrafico, Rubin tenía una idea que resultó un verdadero éxito; Cash solo, con su voz cavernosa de barítono, cantando sus canciones favoritas con algún que otro ocasional y espartano acompañamiento. También es cierto que Rubin participó activamente en la selección de canciones y, junto con los temas country tradicionales de amor, desolación y muerte, aparecían varias joyas de compositores de dos y tres generaciones posteriores a la de Cash. El abrazo absoluto de la llamada “Generación X” no se hizo esperar.

En American III: Solitary Man ese balance entre canciones propias, tradicionales y “modernas” sigue presente y contribuye significativamente a lograr otro disco parejo, redondo. Ahí están "I Won't Back Down" de Tom Petty (que también aparece en coros), "One" de U2 y "The Mercy Seat" de Nick Cave. Esta última es una de las interpretaciones más radicales. La morbosa historia del condenado a la silla eléctrica suena completamente adecuada a la voz y las temáticas habituales de Cash, el acompañamiento es mínimo, austero y el resultado sorprende. Otra clave de los American Recordings es que las canciones propias están a la altura (y en muchos casos por encima) de las originales, mostrando a un Cash enfocado, renovado, listo para demostrar que aún sigue siendo un compositor de primer nivel. En Solitary Man tenemos "Before My Time", "Country Trash" y "I'm Leaving Now" que son reflexiones adustas y melancólicas sobre la vida, el amor, las pérdidas y -por supuesto- la muerte.

Para la altura de Solitary Man le fue diagnósticado el mal de Parkinson que acabaría con su vida en unos pocos años. Pero antes del final se dio el lujo de grabar otro álbum para cerrar esta serie, el excelente American IV: The Man Comes Around. No todos pueden cerrar una carrera en una nota tan alta. Johnny Cash pudo y en gran forma.





Chequear también:

Johnny Cash - Unchained
Tom Petty - Wildflowers
Donovan - Sutras


lunes, 22 de marzo de 2010

Video de la Semana: Midlake - It Covers the Hillsides

Aparecido en Julio del 2006, The Trials of Van Occupanther, el segundo disco de los texanos Midlake, incluía esta canción; "It Covers the Hillsides".

viernes, 19 de marzo de 2010

Lüger - Lüger


Cuando los escépticos se quejan de que no hay demasiada actividad y lugar para la sorpresa en el submundo del rock siempre aparece gente como Lüger para dejar las cosas claras.
Sí, es cierto que las grandes compañías discográficas están aterradas y paralizadas pero al mismo tiempo existen bandas que no se dejan amedrentar por los pronósticos desoladores. En cualquier revista más o menos especializada se reseñan -como mínimo- 100 discos nuevos por mes, es simplemente imposible que no haya nada bueno dentro de todo esto. A veces sólo se trata de saber a dónde buscar, a quien acudir y cierta “holgazanería mental” puede ser una excusa perfecta para mantener esta postura.

Los Lüger son de Madrid, España y apuntan al mundo. Así de simple. El disco debut puede bajarse en forma gratuita de su sitio de Internet, cantan en inglés y no tienen miedo a bordear las fronteras, a buscar y a mezclar ingredientes.

Después de una introducción climática aparece "Swastika Sweetheart" y es cuando las cosas realmente empiezan a levantar vuelo. ¿El sonido? Psicodélico, árido, hipnótico, enfermo.
Por suerte los Lüger nos evitan ciertos lugares comunes. No se trata de “Atención! Escuchamos todos los discos de Can” o “Esto lo hacemos porque nos gusta mucho Julian Cope”. No, esto es rock moderno entendido como tal, y si aparecen reminiscencias al kraut-rock o al Primal Scream más agresivo es de manera oblicua, jamás directa y de ningún modo obvia.
Esto es agreste sin ser violento, es críptico sin pecar de inaccesible y es original pero no aparece de la nada, por arte de magia. Como todo el rock que todos amamos y admiramos, reconoce un pasado pero mira al futuro sin miedo alguno."Die Sonne Muss Untergehen!" es Krafwerk modelo siglo XXI, etéreo y cautivante. Inmediatamente después viene "Bedlam In a Sugar Plum Fairy Reception (excerpt)", una orgía voodoo en cualquiera de los anillos de Saturno. Es lo que se puede obtener con el bagaje sonoro preciso… y las sustancias adecuadas.

En definitiva, no todas son trabas en este mundo moderno globalizado, cualquiera con una PC conectada a Internet puede sacarse de encima unas cuantas inquietudes. En Lüger utilizan estas herramientas para distribuir la música que hacen de una forma que consideran democrática. Claro, para los interesados el disco se puede conseguir en el siempre bienvenido formato LP de 180 gramos. Son algunas de las “ventajas” de la vida posmoderna.



Descargar el disco aquí





Chequear también:

Rosvita - Grandes Tormentos
Hawkwind - Doremi Fasol Latido
Faust - IV
Oneida - Secret Wars
Wooden Shjips - Volume 1




miércoles, 17 de marzo de 2010

5 Canciones 5: Neutral Milk Hotel, Dead Kennedys, Donovan, Green Pajamas y New Model Army


Holland, 1945
Neutral Milk Hotel
En "Holland, 1945" se despliegan todas las obsesiones de Jeff Magnum; la muerte, el amor obsesivo y el pop extremadamente emocional -y emotivo, claro está-. La melodía aparece arropada por una fanfarria de trompetas mexicanas como si la voz casi quebrada del líder de la banda fuera poco.

Aparece originalmente en: In the Aeroplane Over the Sea (1998)

Ver / oir en YouTube


Chicken Farm
Dead Kennedys
La banda de Jello Biafra sí que sabía asestar un golpe en donde más duele. Otra sátira despiadada al "sueño americano", (otra de las tantas) aparecía originalmente en el tercer larga duración de los californianos. La guitarra casi surfera de East Bay Ray merece un momento de atención también.

Aparece originalmente en: Frankenchrist (1985)


Ver / oir en YouTube


Superlungs (My Supergirl)
Donovan
A fines de los 60, el trovador escocés se podía dar el lujo de contar con la totalidad del Jeff Beck Group como banda de acompañamiento. Con una atmósfera musical un poco más "densa" que en sus canciones más emblemáticas, la letra es 100% Donovan: "Ella está muy ocupada pintando cielos con sus compañeros de clase".


Aparece originalmente en: Barabajagal (1969)


Ver / oir en YouTube


Valerie Rose
The Green Pajamas
Los Green Pajamas han llegado a un punto en que hacen lo quieren. Esta preciosa viñeta de pop perfecto y redondo por donde se lo mire (u oiga) sólo aparece en Hidden Minutes, compilación de rarezas y caras "B" editado solamente en formato LP. Cualquier grupo mataría por componer una canción como esta. Los Pajamas casi la dejan pasar. Casi.

Aparece originalmente en: Hidden Minutes (2009)


Escuchar en Spotify


Get Me Out
New Model Army
Las consecuencias positivas del rígido sistema de clases británico son cosas como ésta. New Model Army sólo podría ser un producto de su entorno, está en cada uno de los surcos de sus discos y en cada una de las palabras que escupe Rob Heaton. A casi diez años de su formación, reciben el cambio de década con la dignidad -e integridad- intacta.

Aparece originalmente en: Cê (1990)


Ver / oir en YouTube




lunes, 15 de marzo de 2010

Video de la Semana: Screaming Trees - Sworn and Broken

La banda liderada por Mark Lanegan. De lo mejor de toda la movida de Seattle. En el apartado compositivo eran simplemente imbatibles. "Sworn and Broken"... otra prueba fehaciente.

miércoles, 10 de marzo de 2010

Amon Düül II - Phallus Dei


La pregunta en este caso es: ¿Cómo? Ante la escucha de Phallus Dei uno no puede menos que preguntarse cómo es posible semejante proeza. Para empezar a enumerar su larga lista de virtudes es importante tener en cuenta cuan actual suena el disco debut de Amon Düül II. Todavía hoy en día existen pocos puntos de comparación, sigue asombrando a las generaciones posteriores y ni siquiera la propia banda ha conseguido igualarlo. Se pueden intentar algunas explicaciones, los Amon Düül II vivían en comunidad en la Alemania de fines de los 60's. Radicalizados políticamente y con un manifiesto similar al de las escuelas artísticas de principios de siglo, eran varios integrantes (cinco en total en la formación original) y, sin ser virtuosos en el manejo de sus respectivos instrumentos, tenían un vuelo creativo pocas veces alcanzado hasta aquel entonces. La vieja historia de contenido por sobre forma.

Phallus Dei, que podría traducirse como “Pene de Dios”. Es revulsivo desde el título mismo y muchas veces las voces no hacen otra cosa que “cantar” en una jerga ininteligible, diabólica. Pero bueno, cuando sí es posible entender, es probable que se desee seguir en la ignorancia porque las temáticas no son lo que se dice “amables”. En "Dem Guten, Schönen, Wahren" (El bueno, bello, genuino) hablan de una leyenda medieval germana cuyo protagonista es un abusador de niños al borde del cadalso. Como ejemplo es más que suficiente.

Pero es en la música en donde las cosas se vuelven indiscutibles porque en Phallus Dei estamos ante un paseo por los siete infiernos del Dante, una verdadera tour de force macabra, alucinada y alucinante. En "Kanaan" está todo claro desde el vamos, unos acordes menores lentos dan apoyo a unos arabescos de cítara, el ritmo es un free-jazz demoníaco ejecutado con precisión pero sin pecar jamás de “exceso de virtuosismo”. En Amon Düül II siempre está la idea por encima del lucimiento a nivel ejecución. Luego aparece la voz líder, recitando prácticamente, con unos coros de mujeres fantasmales, casi aterradores. El tempo cambia, va y viene varias veces y desemboca en una especie de caos atonal que finaliza estos primeros cuatro minutos. En el ya mencionado "Dem Guten…" continúa el descenso a las profundidades y el clima es una especie de continuación de lo propuesto anteriormente. "Luzifers Ghilom" (sí, quiere decir 'El Shilom de Lucifer', claro) hace gala de un riff ominoso y tenaz, si encima tenemos en cuenta que está condimentado con una percusión y coros ad hoc… bueno, cierra por donde se lo mire. De repente irrumpe una voz que recuerda bastante a Damo Suzuki y su trabajo en los primeros discos de Can, no en vano eran compatriotas trabajando simultáneamente. ¿A dónde van a parar esas voces? A una suerte de climax tribal y sicodélico bastante difícil de explicar con palabras, por eso dejemos que en este caso, cada oyente capte sus propias impresiones. Algo similar a todo lo dicho hasta ahora sucede con el tema del título, "Phallus Dei" que en la edición original en formato LP ocupaba toda la cara “B” del vinilo. Nada menos que 20 minutos de delirio sónico para deleite de los que gusten del buceo en estos abismos cósmico-auditivos.

Phallus Dei
es considerado, junto con Monster Movie de Can, uno de los discos iniciadores del movimiento Kraut Rock, pero sería reduccionista encasillarlo dentro de un estilo; es único e inigualable. Ni siquiera es comparable a los albumes más laureados (y reconocidos) de la banda alemana como Yeti o Tanz Der Lemminge, en donde mejoraron mucho a nivel instrumental y compositivo pero perdieron un poco en cuanto a espontaneidad y frescura. No es poco para lo que habitualmente suele ofrecer un disco debut.
Como casi siempre tratándose de Amon Düül II es casi inevitable que reaparezca la pregunta... ¿Cómo es posible?





Chequear también:

C. A. Quintet - Trip Thru Hell
Dr. Z - Three Parts to My Soul
Amon Düül II - Wolf City


miércoles, 3 de marzo de 2010

Video de la Semana: The Jayhawks - Save it for a Rainy Day

Una de las mejores canciones del último disco de estudio de los Jayhawks (hasta ahora) puede resumirse en una palabra: clásico.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...